San Luis: le dijeron que su dinero estaba embrujado y se lo robaron

Policiales 01 de agosto de 2018
El hombre acudió a una parapsicóloga y a una tarotista para que lo unieran con su pareja. Les entregó 10 mil dólares para que los "curaran" y las mujeres desaparecieron.
20170829164419_29597736_0_body

El lunes un hombre denunció en la Comisaria 12ª de Villa Mercedes, San Luis, que una presunta parapsicóloga y una tarotista lo estafaron y le sacaron 10 mil dólares, diciéndoles que estaban embrujados y necesitaban ser curados. 

El hombre acudió desesperado a una presunta parasicóloga y una tarotista, que había escuchado en una radio de la localidad, para que lo volvieran a unir a su pareja. Pero  las mujeres le dijeron que sus ahorros: diez mil doláres, estaban embrujados y se los robaron. 

El hombre les entregó voluntariamente los 10 mil dólares para que se los “curaran” ante la presunción de que estaban embrujados. Policías de la Comisaría 12ª de Villa Mercedes tratan de identificar a las estafadoras, que desaparecieron del consultorio en el que atendían.

El oficial principal César Chacón, subjefe de la seccional 12ª, contó a El Diario de la República que recibieron la denuncia de la víctima el lunes al mediodía.

La víctima relató que por los problemas emocionales que lo aquejaban concurrió a un departamento en calle Paunero al 1000, donde atendían las mujeres, que según su descripción tienen cerca de 40 años, tez morena y un acento centroamericano que podría ser mexicano o chileno. 

En la primera consulta las mujeres lo convencieron de que su problema “era un trabajo sobrenatural, que le habían hecho una brujería a cierto dinero que tenía guardado”, relató Chacón y detalló que: “Primero les llevó una suma de cinco mil pesos argentinos para que se lo curaran y a los dos días se los devolvieron. Luego repitieron el proceso con siete mil pesos, que también le devolvieron, pero el viernes pasado decidió entregarles la presunta suma de 10 mil dólares”. 

El hombre entró a desesperarse cuando las mujeres ya no atendían sus llamados ni mensajes, aunque cayó en la cuenta de que había sido estafado cuando la dueña del departamento al que había acudido a consulta le confirmó que sus inquilinas desaparecieron durante el fin de semana.

Chacón precisó que ni la víctima ni la dueña del departamento tienen datos reales sobre la identidad de las estafadoras.

Fuente: Vía San Luis

Te puede interesar

Te puede interesar