Escritores locales fueron premiados por sus obras

Local 29 de julio de 2018
Se trata de los escritores locales Jorge Bossa y Beatriz Bustos que fueron reconocidos recientemente en el marco de sus participaciones en dos certámenes.
beatriz bustos
Beatriz Bustos obtuvo un primer premio por su obra "Despertar".

Los escritores locales Jorge Bossa y Beatriz Bustos fueron reconocidos recientemente en el marco de sus participaciones en dos certámenes.

Bossa resultó con el quinto premio en el "I Certamen Internacional de Microrrelatos a la Paz".

Mientras tanto, Bustos obtuvo el primer premio en poesía romántica, en el  "6° Certamen  Internacional Pleamar de Poesía, Soneto y Microrrelato Romántico". 

Éste último concurso fue declarado de interés cultural nacional por el Ministerio de Cultura Nacional y declarado de interés municipal por el Concejo Deliberante del municipio de Necochea. 

Una de las finalidades de este certamen es la creación del paseo público Cupido en la ciudad de Quequén, Buenos Aires. Dicho paseo estará intervenido con placas ceménticas con las poesías, sonetos y microrrelatos ganadores del evento, confeccionadas en bajorrelieve de 1,20 x 1,60 metro. En su dorso llevarán motivos realizados por artistas de Arte Mosaico o Cuerda Seca. Dichas placas ceménticas serán puestas en septiembre.

Las obras premiadas

Jorge Bossa: "La última batalla"

Cuenta la leyenda que, a mediados del siglo XXI, se libró la última batalla en el Planeta Tierra. Los líderes de Oriente y Occidente se enfrentaron mano a mano, ya que ambos habían perdido a sus ejércitos y pueblos enteros a causa de los interminables conflictos bélicos.

Allí, frente a frente, usaron las pocas balas y bombas que les quedaban y se ultimaron mutuamente. Fue la extinción de la especie.

Al día siguiente, sobre la devastada epidermis del planeta, germinó la primera flor. Así nació definitivamente la Paz, esa que muchos humanos soñaron pero ninguno pudo conocer.

bossa

Beatriz Bustos: "Despertar"

El amor con sigilo la contempla.
Ella, no sabe que la luz de una mirada la ronda.
Apenas si intuye un aleteo en la sangre
que despierta latidos en su boca.

Siente que su piel ha despertado,
al primer crepitar de una hoguera,
que va encendiéndola por dentro.

Una palabra,
es leño que alimenta la pira
de sus venas.
El amor la besa
la toca
la embriaga con su música
y la posee…

Vestida de mujer, se une al paisaje
de gaviotas blancas, que se pierden
en una ciudad sin madrugadas
y sin muelles.

El amor la mira alejarse y se pregunta: Mañana,
¿a quién entregará sus estrenados besos?

Te puede interesar

Te puede interesar