La necesidad del autoconocimiento

Más información 08 de julio de 2018
En nuestra ciudad se brindan cursos de autoconocimiento totalmente gratuitos y que están dirigidos a todo público. Enterate de qué se trata.
gnosis
Para información sobre los cursos, los interesados pueden dirigirse a Córdoba 785 o llamar al teléfono (03564) 15660233.

El ser humano vive constantemente en dos mundos, paralelamente.  Un mundo exterior y un mundo interior, dice Susana Schvezov, de Gnosis, una institución que en nuestra ciudad así como en todo el mundo brinda cursos de autoconocimiento.

La mujer explica que dentro de ese “mundo exterior” hay “casas, eventos, personas, situaciones, dramas”; pero se pregunta “qué hay en ese mundo interior” y si los seres humanos tienen claridad sobre lo que hay en este mundo que para ella existe y real, aún “más real” que el mundo exterior.

Según Schvezov, la gnosis enseña que “el hombre conoce el mundo en que anda pero ignora el mundo en que vive; de esos dos mundos, el más importante es el mundo en que vivimos” y se pregunta si lo conocemos.

También, asegura que es “peligroso” vivir en un mundo que no conocemos. “El desconocimiento de ese mundo interior nos ocasiona conflictos, dolor, sufrimientos, problemas. Desconocemos qué es lo que nos sirve en ese mundo interior, qué es lo que nos hace bien, qué es lo útil, qué es lo dañino en ese mundo interior, cuáles son las leyes que nos rigen”, apunta.

Y agrega que a pesar de que una persona tenga todas sus necesidades cubiertas en el mundo exterior, puede estar deprimida o enojada con el mundo. “Si no estamos bien con nosotros mismos, por más que tengamos lindas cosas materiales, no sabemos o no podemos disfrutar de la vida”, asegura.

Vocación

Para Schvezov, todo ser humano debe servir para algo en la vida aunque sea difícil saber para qué. “Si hay algo verdaderamente importante en este mundo es conocernos a sí mismos, raro es aquel que se conoce a sí mismo. Y aun cuando parezca increíble, es difícil encontrar alguien en la vida que conozca su verdadera vocación. Por ejemplo, cuando alguien conoce o descubre por sí mismo su vocación, pasa por un cambio tremendo, ya no busca el éxito, el dinero o la fama. Su placer está entonces en la dicha que le proporciona el haber respondido a un llamado íntimo, profundo, de su propia esencia interior”, asevera.

“La gnosis nos enseña a reeducarnos en ese mundo interior, nos da las herramientas para poder adentrar en ese mundo. La verdadera sabiduría se encuentra dentro del corazón. Es toda una aventura descubrir nuestro mundo interior. Ese mundo interior, define cómo vemos ese mundo exterior”, enfatiza.

Y citando a Emmanuel Kant, que dice que lo exterior es el reflejo de lo interior, respalda: “Necesitamos autoconocernos, auto-explorarnos, llegar a la ‘auto-gnosis’”.

Qué es gnosis

Para Schvezov, la gnosis es un “conocimiento transcendental y transformativo” que enseña a la humanidad a “ver, oír y palpar todas las cosas que hasta el momento se señalaban como grandes misterios y enigmas”.

Cursos

Los cursos de autoconocimiento que dicta la Asociación Gnóstica de Estudios Antropológicos y Ciencias de América Confederada (AGEACAC) son totalmente gratuitos y están dirigidos a todo público.

En los cursos de autoconocimiento buscan que la persona logre un “armonioso” desarrollo de todas las posibilidades humanas que en este momento están “en estado latente”.

Se dictan los lunes y miércoles de 17 a 18; los lunes y viernes de 19 a 20; y los martes y jueves de 13.30 a 14.30

Para información, los interesados pueden dirigirse a Córdoba 785 o llamar al teléfono (03564) 15660233.

 

APARTE O RECUADRO (SI ENTRA)

 

El mito de la caverna de Platón

 

La mujer hace referencia al “mito de la caverna” de Platón. “Es un mito maravilloso, donde Sócrates enseñaba el estado del ser humano, que vive constantemente viendo sombras pero no ve la realidad de las cosas. Y el ser humano debe salirse de esa cueva, de esa realidad subjetiva”, explica.

 

Y añade: “Los hinduistas llaman a la realidad ‘maya’, que significa ilusión. Al Budha se lo traduce como ‘el iluminado’, ‘el despierto’. Los evangelios también nos insisten en la idea del despertar, aunque no lo hayamos entendido. El Budha, el apóstol Juan, Sócrates, las distintas culturas, las grandes religiones, nos han indicado la necesidad de buscar la verdad, de autoconocernos”.

 

Te puede interesar

Te puede interesar