La familia de Aaron Correa vende rifas para viajar a Buenos Aires

Salud 03 de julio de 2018
El pequeño de un año y medio, que padece el síndrome de Johanson Blizzard, debe realizarse un nuevo control el lunes 16 de julio en el Hospital Garrahan.
36573908_2072100166184127_5479556371869335552_n
Las rifas se pueden encargar al teléfono (03564) 15651904 o en Belisario Roldán 224.

Para costear gastos de tratamiento la familia de Aaron Correa, el pequeño de un año y medio que padece el síndrome Johanson Blizzard, lanzó una rifa.

La misma cuesta 50 pesos y por medio de ella quienes la adquieran participarán por un lechón, como primer premio, y por una picada para seis personas, como segundo.

El sorteo se realizará el sábado 14 de julio y será transmitido en vivo, para mayor transparencia, por el Facebook del papá del pequeño, Marcelo Correa, a las 21.

Las rifas se pueden encargar al teléfono (03564) 15651904 o en Belisario Roldán 224.

Marcelo Correa, el papá del pequeño, manifestó que el objetivo de la realización de la rifa tiene que ver con la necesidad de cubrir gastos para poder viajar, el lunes 16 de julio, a un control médico en el Hospital Garrahan en Buenos Aires. "A la rifa la hacemos para cubrir gastos para cuando viajemos. Cuando fuimos en mayo era un día y nos tuvimos que quedar cuatro días. Todo es caro, tenemos que pagar alquiler, mucho de luz, gas natural", detalló.

4729a68b-8c24-4c93-a8fc-38179f02b77d

"Es un turno que ya estaba previsto, es el que le sigue al que tuvimos en mayo donde a Aaron le cambiaron el tratamiento y la medicación. También seguimos yendo a Santa Fe al Hospital de Niños Alassia, en donde le cambiaron la leche y le aumentaron la dosis de corticoides, sodio y vitaminas", explicó.

Sobre la salud del bebé, Correa contó que: "El avance es muy lento, aumentó 300 gramos, ya pesa 5.300 kilos, estamos medio estancados con el peso, la patología es muy lenta, es normal que aumente así de a poco, pero para nosotros es mucho. Estamos agradecidos. Le sorprende a los médicos que nunca haya mostrado una complicación desde que nos dieron el alta en Córdoba. Eso es buenísimo porque nunca tuvimos que correr de urgencia".

Un largo camino

Y agregó que mientras tanto, el pequeño se encuentra en su casa, estable, en internación domiciliaria, con oxígeno permanente y bolsas de colostomía. "Es todo muy largo hay que tener mucha paciencia. Seguimos con mucha fe, con mucha fuerza. Es cansador el camino pero todo sea por el gordo, porque es él el que pone el cuerpito. Nosotros esperamos este turno para seguir dándole la mejor calidad de vida teniendo fe de que va a dejar algún día todo lo que tiene y va a ser un nene normal".

Te puede interesar

Te puede interesar