Un testigo ocasional de un robo persiguió al ladrón y lo entregó a la Policía

Policiales 01 de julio de 2018
El hecho sucedió este sábado en barrio Catedral. El hombre vio como el ladrón sacaba un celular de un auto y no dudó en correrlo por varias cuadras hasta la llegada de los patrulleros. “No es la primera vez que corrí a alguien por un robo”, le contó a El Periódico.
shiozi

Marcelo Schiozzi (44), un vecino de nuestra ciudad, se transformó este sábado en el héroe de una familia de barrio Catedral, luego de ser testigo ocasional de un robo al que reaccionó persiguiendo al ladrón y entregándolo a la Policía.

El hecho se produjo en Gerónimo del Barco al 1200 en barrio Catedral, donde un adolescente se encontraba lavando el auto familiar y en un momento ingresó a la vivienda para buscar algunos elementos. En ese instante un oportunista ladrón pasó por el lugar abrió rápidamente el vehículo y extrajo el celular del menor que justa salía de la casa y solo alcanzó a gritarle. El pedido de auxilio alertó a Marcelo Schiozzi que se encontraba en la vereda de enfrente atendiendo un llamado, e inmediatamente comenzó a perseguir al delincuente.

“Vi que el nene estaba lavando el auto, en un momento escucho que el nene le grita por el teléfono y salí corriendo atrás del ladrón, lo alcancé en la esquina pero cuando lo manoteo del cuello de la capucha se le desprende porque tenía botones. Lo seguí por Echeverría, doblé en Larrea hasta Yrigoyen, hasta López y Planes donde están las casitas en la vía y él se metió por un patio de atrás. También me metí en un lugar donde estaban los yuyos altos mientras llamaba a la policía”, relató Schiozzi.

Cansado de que lo roben

Minutos después arribó la Policía y con la participación de Marcelo pudo detener al ladrón, que se trataba de un menor edad que había escondido el celular en un excusado. Elemento que fue secuestrado y luego entregado a la víctima.

“Mi reacción fue esa porque uno ya está cansado de que lo roben, tenés esa impotencia que te queda. La idea mía cuando lo corría era agarrarlo de atrás, porque no sabía qué podía tener adelante”, sostuvo el hombre que también contó que tiene conocimientos en defensa personal.

Sin embargo, no es la primera vez que Marcelo tuvo que correr a delincuentes por distintos robos. “Tuve que correr a uno que había robado una bici en la casa de mi hermana, pude hacer que dejara la bici pero se me escapó. Y en otra ocasión cuando me robaron la moto, pero tampoco lo agarré”, expresó.

Agradecimiento

Por su parte Verónica Crivello, mamá del adolescente que sufrió el robo, agradeció públicamente la actitud de Schiozzi.

Te puede interesar

Te puede interesar