Alemania: trabajaron horas extra para que un compañero cuide al hijo enfermo

Local 13 de marzo de 2018
El pequeño, de tres años, se enfermó de leucemia. Y el padre debió cuidarlo durante un año. En dos semanas sus compañeros acumularon 3.264 horas laborales que la empresa le liquidó al viudo.
ryNtYVVKM_930x525__1
Una 650 personas cedieron sus ingresos.

El pequeño Julius, de sólo tres años, debió crecer de golpe. Hijo de un matrimonio alemán, recibió dos mazazos: repentinamente perdió a su mamá y se enfermó de leucemia. Con una coyuntura adversa terrible, Andreas Graf, padre del niño, debió tomar una decisión: pedir licencia en el trabajo para poder criar a su hijo.

Con 36 años y recientemente viudo, debió dejar la fábrica en la ciudad de Fronhausen, Alemania, para utilizar todos sus días libres para acompañar al pequeño. Pero justo cuando estaba a punto de perder el trabajo por sus ausencias, llegó una solución inesperada. Sus compañeros decidieron donar las horas extra durante dos semanas y cederle ese ingreso.

La propuesta solidaria contó con la ayuda de muchos colegas de Graf y también de otros trabajadores que ni siquiera lo conocían. En dos semanas se acumularon 3.264 horas laborales que la empresa le liquidó al viudo. Así, una 650 personas cedieron sus ingresos y esto posibilitó que Andreas críe a su hijo durante un año sin la necesidad de tener que ir a trabajar.

Ahora, Julius tiene cinco años y su padre cada tanto le permite acompañarlo al trabajo. “Sin esta tremenda ayuda, ya me habría quedado sin trabajo“, afirma Graf, quien asegura que “al principio me quedé sin palabras, no podía decir nada. Lloré frente a mis amigos y me sentí completamente abrumado“.

Fuente: Clarín

Te puede interesar

Te puede interesar