Mónica Ayos: "Mi ex marido me violó y lo quiso hacer con una amiga mía también"

Espectáculos 05 de marzo de 2018
La actriz detalló los hechos de violencia de género que sufrió cuando tenía 19 años y estaba embarazada.
ayps

Durante el fin de semana, Mónica Ayos sorprendió al hablar de sus padecimientos como mujer golpeada, relatando con crudeza los hechos de violencia de género que sufrió cuando tenía 19 años de parte de su ex marido, Mario, papá de su hijo mayor Federico.

Ahora, en diálogo con Los Ángeles de la mañana, Ayos volvió a referirse al tema y contó más detalles del calvario que vivió en su juventud, incluso cuando estaba embarazada. 

"Yo creía que él iba a cambiar. El hijo que tuvimos lo queríamos, era fruto del amor y habíamos soñado con una familia", comenzó contando en el ciclo de Ángel de Brito.

"Recibí muchas golpizas durante el embarazo, pensé que podía perderlo, no tenía cobertura médica, fue un parto difícil y estuve internada mucho tiempo", agregó.

Luego, la actriz, actual esposa de Diego Olivera, señaló que en aquel momento su ex le prometió que no iba a tomar más alcohol y que iba a cambiar su actitud. Pero eso no sucedió. Incluso llegó a violarla.

"Fue después de la cesárea, a dos días de estar en casa. El médico me había dicho que tuviera cuidado porque mi útero estaba mal,él me violo, no se cuidó. Sabíamos que no podía quedar embarazada, que mi útero podía estallar, que era algo muy peligroso, que si quedaba había que hacer un raspaje por protocolo", relató, con crudeza.

Ante semejante situación, y viviendo con la plata justa, Mónica recibió la ayuda de Alejandra, su mejor amiga. "Esto termina con mi amiga quedándose en mi casa y él intentando tener relaciones con ella a la fuerza. Ese día escucho que Ale dice 'no, no, no', entonces voy, lo agarro y le digo 'a mi amiga no'", reveló. 

Su pareja empezó a pegarle y ella sólo atinó a pedirle a su amiga que se llevara al bebé: "Se fue en pantuflas con Fede, lo dejó con su mamá y volvió a mi casa con la policía. En ese ínterin, él ya había amenazado con un cuchillo a un vecino que había tocado timbre para ver qué pasaba".

Aquella noche marcó un quiebre en la relación: "Ahí dije, 'lo tengo que sacar de mi vida'. Le pedí plata a mi abuela, saqué un pasaje para Chile, de donde él era, y volví a mi casa con mi mejor cara, diciéndole que debía estar nervioso y que estaba bueno que fuera a ver a su familia. '¡Qué bueno!' me dijo y se despidió de Fede, yo por dentro pensaba que no lo iba a ver nunca más".

Te puede interesar

Te puede interesar