Quilmes: robó un caballo, lo mató a ladrillazos y quedó libre

Más información 03 de marzo de 2018
Un hombre de 20 años atacó al animal en Quilmes, Buenos Aires. La madre lo denunció, fue detenido y quedó libre porque la justicia no lo considera peligroso.
Caballo-mutilado-Quilmes-3
El caballo asesinado.

Este es sin dudas uno de los actos de violencia y crueldad más duros a los que se enfrentó el proteccionismo y los grupos que protegen a los equinos. Pero, además, lo fue para la familia del joven de 20 años que tras una maratón de consumo de paco desató una agresión y furia inusitada: golpeó al caballo con tanta furia que le rompió la cabeza. No contento con eso siguió hasta que le dio sueño y se fue a dormir.

Esto sucedió en la madrugada del lunes 26 de febrero cuando Jonathan Jesús Delgado robó el caballo maltratado que un vecino de Quilmes usaba como tracción a sangre y desquitó su bestialidad con él.

Segú reveló Infobae, los detalles de la necropsia y de la denuncia que se presentaron en la Fiscalía Nº6 de Quilmes son por demás escalofriantes. Pese a los detalles que se relatan a continuación, la justicia no considera al hombre peligroso para la sociedad y sigue en libertad.

Cómo murió el caballo

A las 6 de la mañana del lunes 26 de febrero, Delgado robó el caballo de un vecino cerca de la ribera de Quilmes, donde vive con su familia.

Lo ingresó a la casa que comparte con su familia, lo ató a un poste y a unas chapas cerca de un montículo de basura y desató su más baja bestialidad. "El animal estaba totalmente tranquilo mientras miraba si había algo que podía comer y sin saber lo que le esperaba", cuentan los proteccionistas del grupo Caballos de Quilmes.

Continúan: "Comenzó con un acto de barbarie tan terrible y angustiante que nos hace hasta temblar las manos. Este monstruo, porque no hay otra forma de poder llamarlo, tomó un ladrillo y comenzó a pegarle con tanta fuerza y desquicio en la cabeza al caballo que le rompió el cráneo y parte de la cara. Sus hermanos se despertaron debido a los gritos y el ruido de los golpes. Al salir vieron al caballo caer desplomado y con gran cantidad de sangre corriéndole por la cabeza y boca".

Fuera de todo control, el desquiciado hombre pretendía seguir pegándole al pobre animal que yacía en el suelo derrotado. Y ante la mirada escalofriante de su familia gritaba: "Lo hago porque alguien tiene que morir hoy", a modo de explicación. Al darse cuenta de que sus hermanos no le permitían seguir con la tortura se zafó de ellos "y con total soltura decidió irse a dormir".

La familia creyó que el caballo había muerto en el acto por la cantidad de sangre que corría y, preocupados por su seguridad y el desconcierto de qué les pasaría cuando el hombre despertara, decidieron ir a la comisaría a pedir ayuda. Al regresar al domicilio con la policía y ante la desgarradora escena los proteccionistas de Caballos de Quilmes fueron convocados por los efectivos que, desconcertados por la situación, les pidieron que constaten el estado del caballo.

"La imagen era indescriptible. Nos comunicamos inmediatamente con la veterinaria para que pueda asistirlo aunque ya era demasiado tarde para este petiso. La cantidad de lesiones que tenía junto a su cráneo totalmente roto no dieron otro final posible que el de terminar con su sufrimiento", lamentó el grupo que se dedica al rescate de equinos víctimas de la tracción a sangre.

Aberrante

"No hay palabras para describir esta situación. No hay explicación para poder justificar tal acto de barbarie y lo que más nos duele es que sabemos que este no es un caso aislado. Dentro de muchísimas viviendas pasan actos aberrantes. Este caso sucedió en una propiedad muy humilde y la familia nos contaba que esta persona tiene un sueldo superior a los $25.000. Es decir que no pasó por hambre ni por ignorancia, motivos que alegan siempre los defensores de lo indefendible que suelen justificar el maltrato y crueldad animal con la pobreza. Es algo que no tiene conexión alguna", afirma el grupo de proteccionistas.

En Quilmes mueren tres caballos por día víctimas de la tracción a sangre, denunciaron. Muchas de esas muertes suceden mientras están atados a un carro. Los golpes, el maltrato, la falta de agua, de comida y de tantas cosas hacen que los caballos simplemente no resistan y mueran.

Causa judicial y necropsia

Cuando la policía llegó al domicilio de Delgado, éste aún dormía por lo que lo sacaron de la cama. "Alguien tenía que morir hoy y yo me quería comer el caballo así que había que descuartizarlo", se excusó ante los efectivos.

El cuerpo del caballo fue trasladado al depósito de la policía donde se le practicó la necropsia que se adjuntó a la causa judicial.

Delgado fue detenido en ese momento pero quedó en libertad porque quedó acusado por "maltrato animal", delito penal excarcelable y porque, pese a sus adicciones y extrema violencia, no fue considerado peligroso.

Los resultados de la necropsia practicada al cuerpo del caballo revelan que sufrió fractura múltiple de cráneo con hemorragia cerebral, la destrucción total de ambos globos oculares, la ruptura de su tráquea, el desgarro de su diafragma y una cantidad incontable de hematomas y hemorragias.

La familia del hombre que mató salvajemente al equino teme por su seguridad y la abogada de Caballos de Quilmes presentó ante la Fiscalía correspondiente un pedido para que Delgado, cuyo paradero se desconoce, sea sometido a una pericia psiquiátrica para determinar su peligrosidad para sí mismo y para terceros, ya que consideran "grave" su dependencia a las drogas.

Fuente: Infobae

Te puede interesar

Te puede interesar