La actriz y cantante Anita Coacci denunció a Juan Darthés de acoso sexual

Policiales 22 de febrero de 2018
La sobrina de Susana Rinaldi reveló que fue acosada en un camarín, mientras filmaban Gasoleros en 1999.
2636101h688
La actriz y cantante Anita Coacci, hija de Inés Rinaldi

Una nueva denuncia de acoso sexual contra el actor Juan Darthés salió a la luz en las últimas horas. La actriz y cantante Anita Coacci, hija de Inés Rinaldi y sobrina de Susana, narró un episodio que vivió en el año 1999, cuando Darthés se encontraba haciendo una participación en la exitosa tira Gasoleros y ella recién daba sus primeros pasos como intérprete.

En su carta, publicada en Facebook, Coacci remarcó que decidió romper el silencio impulsada por testimonios de individuos que defienden a Darthés. "Estoy aguantando y conteniendo el decir o no decir y se acabó. Hoy leí que una vez más otra persona defiende públicamente a Juan Darthes. Yo no solo no lo defiendo, sino que le creo rotundamente a Calu R. y a todas las mujeres que deben existir y se callaron", empieza su descargo, que eventualmente se pone más personal. "Lo que me pasó se lo conté a muy pocas amigas, a la psicóloga y a mi madre (a mamá solo por arriba). A mi viejo ni se lo conté porque no estaba bien visto hablar de ciertas cosas. Porque era incómodo. Porque era mejor no traer problemas. Porque era mejor no comprometer a nadie. En aquel trabajo no dije nada porque pasaría lo mismo y era Pol-ka y yo no era nada más que una actriz más del montón que había conseguido hacer un par de capítulos en la segunda temporada de Gasoleros y con ilusión cuidaba mi trabajo lo mejor que creía poder. Pero hoy me terminé de cansar. Yo soy mujer y soy feminista y no me voy a callar más", aseveró.

El episodio de acoso: "Me tira contra la pared, me besa, me mete la lengua"

2636071h1080

La actriz detalló cómo fue el momento en el que Darthés la acosó sexualmente en un camarín: "En un parate de la grabación estaba charlando en un camarín con JD (...) y el señor se desliza con la silla que tenía rueditas y se me tira encima, se para y me tira contra la pared, me besa, me mete la lengua, me agarra la mano y me hace tocarle su sexo, mientras me dice 'Mirá cómo me ponés'. Yo congelada y sin poder reaccionar. En segundos entró una de las chicas de vestuario y él se separó inmediatamente y yo me fui. Los días siguientes de grabación me persiguió. Terminé de grabar y no volví a verlo. Supe que mientras esto pasó su mujer estaba embarazada y eso me sumó más asco", subrayó Coacci, quien hoy asegura sentirse lo suficientemente fortalecida como para exponer su crudo relato.

"Me callé. Por miedo, por inseguridad, porque nadie me iba a apoyar con esto. Hoy los tiempos empezaron a cambiar. Si las mujeres seguimos callando nos convertimos en cómplices. Yo no quiero ser más cómplice de lo aberrante ni quiero cubrir de algún u otro modo a una sociedad e industria que sigue siendo machista y en la que nos rodean personas que bajo su poder creen que pueden hacer con nosotras lo que quieran (...) Mientras escribo, tiemblo. Porque se que al apretar publicar se puede llegar a venir una montaña en maremoto encima mío. Pero se terminó", concluyó la actriz, quien suma su voz a la de Calu Rivero, quien el año pasado reveló que ella vivió "en carne propia" el acoso en las grabaciones de la novela de 2012 Dulce amor. De manera inmediata,muchas colegas salieron a respaldarla, desde Griselda Siciliani a María Valenzuela.

Darthés, por su parte, llevó el tema a la Justicia, acusando a Rivero por "daños y perjuicios" y posteriormente dio su versión de los hechos en la mesa de Mirtha Legrand. 

Te puede interesar

Te puede interesar