Ya son unas 300.000 las hectáreas quemadas en Mendoza y La Pampa

Más información 10 de enero de 2018
Los incendios forestales permanecen activos con disminuciones temporarias.
20180108161815_31081622_0_body
Los cortes de luz y agua comenzaron ayer al encadenarse una serie de focos que se tornaron incontrolables.

Los incendios forestales que afectan unas 300.000 hectáreas en las provincias de Mendoza y de La Pampa permanecen activos con disminuciones temporarias en territorio mendocino aunque las autoridades estiman que llevará mucho tiempo extinguirlos mientras no varíen las condiciones climáticas.

“La situación es muy cambiante cuando en un lugar hay sólo brasas por ahí aparece el viento y vuelve a encender todo, las llamas se desarrollan con rapidez por las condiciones de sequedad, altas temperaturas y material combustible”, dijo Daniel Russo subsecretario de operaciones de la secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación.

La situación es más grave en La Pampa, donde la tarde de este martes los brigadistas pudieron sofocar las llamas cercanas a una torre de alta tensión en la zona de Puelches, en el sur oeste provincial, por lo que en forma paulatina volvía la energía eléctrica y el agua a zonas de Santa Rosa y otras localidades.

Los cortes de luz y agua comenzaron ayer al encadenarse una serie de focos que se tornaron incontrolables y afectaron unas 18.500 hectáreas del Parque Lihuel Cahlel.

“El fuego permanece activo y las condiciones meteorológicas para los próximos días son extremas, con altas temperaturas y viento norte a unos 40 kilómetros por hora”, informó la Administración de Parques Nacionales en un comunicado.

En Mendoza se reactivaron dos focos en campos incultos en las localidades de Montecomán y Soitué, ambas cercanas a las ciudades San Rafael y General Alvear, en la zona sur de la provincia.

Combatía las llamas personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego (PPMF), bomberos voluntarios, particulares y una máquina de vialidad provincial junto a aviones hidrantes.

La intención es evitar que el fuego llegue a las zonas periféricas de Monte Comán, donde hay cultivos y vecinos que habitan en puestos.

Fuente: Vía País

Te puede interesar

Te puede interesar