Verano: los cambios bruscos de temperatura afectan a la salud

Salud 09 de enero de 2018
En oficinas o centros comerciales se use el aire acondicionado con temperaturas muy bajas, generando consecuencias para la salud.
625980_201502052138290000001

En tiempos calurosos se recomienda una buena hidratación, no exponerse al sol en horarios riesgosos, usar ropa de color claro y estar a la sombra para evitar el golpe de calor y la deshidratación.

Pero también en esta época es frecuente que en oficinas, comercios, transportes públicos o shoppings se acuda al aire acondicionado o al ventilador para refrescar los ambientes. Generalmente se ambienta con temperaturas muy bajas, que rozan entre los 18-20°, generando consecuencias en la salud al ingresar y al salir constantemente de esos lugares.

Durante todo el día, con mínimas fracciones de tiempo, se ingresó y salió de distintos ambientes refrigerados que contrastaron con los 30º o más del ambiente.

“Los cambios bruscos de temperatura cambian la capacidad de responder de las mucosas del aparato respiratorio y otras frente al medio: diferentes gérmenes, alérgenos, o simplemente el hecho de requerir adaptarse a las diferentes temperaturas y sequedad del ambiente genera una predisposición a sufrir rinitis, resfríos, anginas, irritación ocular, entre otros”, indica la médica pediatra Nora Zonis.

Consejos para obtener los mayores beneficios del aire acondicionado y del ventilador sin perjudicar la salud:

Aire Acondicionado

La temperatura recomendada es 22-24º, constante y uniforme en todos los ambientes. 

En lugares cerrados, se concentran los gérmenes del ambiente. Es necesario ventilar frecuentemente mínimo una vez al día.

Es importante que el aire frío no alcance en forma directa a los niños.

El aire acondicionado posee un filtro en el cual pueden acumularse polvos, ácaros, gérmenes. Es importante limpiar o cambiar el filtro según corresponda para que estas sustancias no circulen con el aire provisto por el aparato.

Utilizar humidificador si el aire no posee o disponer de un recipiente con agua para que genere humedad.

Antes de salir de la casa disminuir la temperatura para que el cuerpo se adapte de a poco al aumento de temperatura.

Llevar a mano algún abrigo para los niños por si se dispone a ir de compras o paseo y se ingresa a algún lugar refrigerado donde los aires están a muy bajas temperaturas.

Ventilador

El aire frío no de directo a los niños.

Los ventiladores de techo son más seguros que los de pie o de mesa en los cuales los enchufes y la cercanía de los niños a las paletas pueden ser un riesgo.

Es importante hacer un uso responsable tanto del ventilador como del aire acondicionado para no generar daños en la salud. Siempre llevar un abrigo e ir regulando la temperatura ambiental para que el encuentro con el exterior sea menor.

Fuente: Día a Día 

Te puede interesar

Te puede interesar