El turismo estudiantil ya lleva a Carlos Paz unos 80 mil chicos por año

Más información 15/11/2017
En la última década se transformó en un motor clave de la economía local. Unos 90 hoteles se dedican a ese rubro. Se suman inversiones para atender el segmento.
DATA_ART_1166715
Estiman que el turismo estudiantil le da trabajo a unas cinco mil familias de Carlos Paz y de la región.

"De aquel amor de música ligera”, corean los chicos que saltan abrazados en rondas. Son sus últimas horas en Villa Carlos Paz y en la disco Keop´s se les preparó una “despedida” con una banda de rock local que los hace bailar hasta cansarse con nuevas y viejas canciones. La emoción se trasluce en sus rostros, y en sus charlas repiten que no quieren irse.

Los chicos son de tres escuelas primarias de Rosario y forman parte del aluvión de estudiantes que eligen a Carlos Paz como destino de su viaje de fin de curso.

El turismo estudiantil tiene un fuerte impacto en la mayor ciudad turística cordobesa y se ha transformado en un sostén clave de su andamiaje económico.

Este año, se calcula que unos 80 mil chicos de escuelas primarias y secundarias habrán pasado por esta ciudad. La actividad en este segmento creció de manera exponencial en la última década. Tanto que los operadores de este nicho advierten que ya es casi comparable a una temporada de verano.

Fuente laboral

El empresario hotelero Cristian Gómez asegura que el turismo estudiantil le da trabajo a unas cinco mil familias de Carlos Paz y de la región.

“En los últimos años, se ha profesionalizado el servicio, se ha crecido mucho en ese sentido. La mayoría de los hoteles que trabajan con estudiantes se han puesto a la altura de otras ciudades en calidad”, apuntó. Para Gómez, el segmento estudiantil representa “el corte de estacionalidad” más importante que tiene la ciudad, para no depender sólo de lo que traiga el verano y de algunos “findes” largos.

Con los chicos, se trabaja bien desde agosto hasta fines de diciembre. La gran mayoría son del último año de escuelas primarias.

“Sólo San Carlos de Bariloche tiene el privilegio de alargar la temporada como Carlos Paz”, planteó Gómez.

“Es casi el 50 por ciento de la industria turística de la ciudad”, estimó.

De día y de noche

La disco Molino Rojo cumple este mes 61 años y el dato se convierte en un símbolo de lo que significa la oferta de diversión nocturna para esta ciudad que creció como punto turístico a la par de sus boliches.

El paquete estudiantil comprado a las agencias de viajes que traen a los grupos a Carlos Paz desde todo el país incluye el pase a las noches de fiesta de distintas discos de la ciudad.

Paralelamente, hace unos años comenzaron a surgir alternativas para paseos y centros de diversión diurnos destinados a ese público.

Pekos es el parque de mayor trayectoria: enclavado en Villa Santa Cruz del Lago, recibe a miles de estudiantes. En su caso, la temporada alta es la que representan los pibes de “viajes de estudio”.

A la vera de la autopista a Córdoba, ya en el ejido municipal de Malagueño, se montó hace unos años el complejo Cocohuana, que tiene una serie de atractivos para que los estudiantes pasen el día. El año pasado, agregó un sector de “dormis”, donde también hay chicos que se alojan y salen desde allí hacia otras atracciones.

También están Paraíso Perdido, en Tanti, o emprendimientos como El Pinar, Pipperland y pistas de karting de última generación, y se suman a las tradicionales, pero siempre atractivas y vigentes, de la Aerosilla, la Casa de Casper y el complejo acuático Sandokán.

En Cocoguana, en los próximos días se inaugurará un parque aéreo construido por especialistas suizos y que tendrá una serie de obstáculos en altura con sogas y con tirolesas. Se sumará a sus piletas con toboganes y otros juegos.

90 hoteles ahí

Todo el producto turístico de Carlos Paz se mueve en estos meses con el turismo estudiantil. Las fábricas de alfajores, los negocios de regionales, el centro y la Costanera, tienen un respiro en temporada baja. Que ya no es baja.

Fernando Marchetta es guía de turismo y, a su vez, está a cargo de una productora de fotografía y video que trabaja con estudiantes. Es otro rubro de actividad: varios emprendimientos se dedican a armar esas imágenes que los visitantes se llevan como recuerdo.

Marchetta cuenta que este año se ve todo “más organizado” y que la ciudad se profesionalizó para recibir a los chicos. “Se crece un poco cada año y se van sumando ofertas para ese segmento”, dice.

Rodrigo Serna, presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica local, calculó que unos 90 de los 350 hoteles que tiene la ciudad se dedican hoy a la recepción de delegaciones.

“Todos los hoteles de tres y de cuatro estrellas están trabajando con este segmento. Las empresas de turismo estudiantil ya buscan más categoría, precio y servicio”, señaló. “Es un dato relevante porque tiene que ver con la importancia que tiene este rubro para la ciudad. Para muchos hoteleros ya es más importante que el verano mismo”, acota Serna.

Verano en Córdoba: ¿habrá financiación?

La temporada de turismo de verano en Córdoba está a punto de iniciarse. Hasta ahora, no ha habido anuncios de que se pongan en marcha, como en años anteriores, planes de cuotas en hoteles y en restaurantes en las Sierras para los clientes de los bancos Provincia y Macro y para usuarios de Tarjeta Naranja. Esa negociación está aún en trámite, sin resolución.

Pero tanto desde la Agencia Córdoba Turismo como desde el sector privado coincidieron ayer en que el efecto de esos planes fue muy escaso y limitado en los veranos anteriores. De allí que tampoco haya apuro para resolverlo.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Te puede interesar