La violencia de género en quince fotos

Sociedad 14/11/2017
Forman parte de una muestra que inaugurará la próxima semana en la Legislatura de Córdoba. Las imágenes retratan historias de vida locales y reales dejando mensajes de esperanza.
IMG_1787
La muestra se habilitará el martes 21 de noviembre en el Patio Evita de la Legislatura de Córdoba.

Una serie de quince fotografías será el motor de una campaña de sensibilización respecto a la violencia de género que fue impulsada desde San Francisco hacia Córdoba. Se trata de un proyecto que surgió a partir de la idea de Andrea Carrasco, titular del espacio "Basta de Violencia Doméstica" y que contempló un trabajo de varios meses, cuyo producto será exhibido en la Legislatura de Córdoba desde la próxima semana.

Esta campaña forma parte de los "16 días de activismo contra la violencia de género" que empiezan el 25 de noviembre, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y que culminan el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, como una oportunidad más para promover el fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo.

23519364_338809046528721_3289024770568670264_n
Foto Jorge Ghigo.

La muestra

El trabajo, que comenzó en mayo, reunió a un grupo de personas, entre ellas mujeres víctimas de violencia de género y/o abuso sexual, y a siete fotógrafos que retrataron, en quince imágenes, sus historias. Se trata de gigantografías que miden 90 cm x 1.20 m.

La muestra permanecerá habilitada una semana, entre el martes 21 y el lunes 27 de noviembre en el patio Evita del Palacio Legislativo, en la ciudad de Córdoba. Está previsto que durante la apertura de la exposición, estipulada para las 18 del martes, participe un ballet de San Francisco con una interpretación.

Sensibilización

Para darle un marco a la actividad, Carrasco comentó que "hace de 2011 que venimos trabajando en lo que es violencia de género y en esta oportunidad quisimos llevar un mensaje de sensibilización, positivo. El mensaje que queremos llevar es que sí se puede salir de la violencia, que hay otra vida, que sí se puede renacer, que uno se puede empoderar y puede salir".

Respecto a las mujeres retratadas, la coordinadora de la muestra explicó que "no son modelos; son mujeres que fueron protagonistas de relaciones nocivas y pudieron salir. Ellas hoy en día están empoderadas. El objetivo de esta muestra es mostrar el otro lado. No hay ninguna foto con marcas, sino con un mensaje de esperanza con el cual buscamos a varones para que ellos puedan desde su mirada retratar el testimonio de estas mujeres".

El trabajo

Carrasco contó que el trabajo "empezó con Claudio Almada y José Panero y después Claudio tiró la idea de poder convocar a otros fotógrafos locales. Cuando los empecé a contactar, la verdad me sorprendió el compromiso y la respuesta inmediata que han tenido para sumarse".

Sobre como fue el trabajo, detalló que "cada fotógrafo tenía que reunirse con la mujer y escuchar su testimonio".

"Son chicas conocidas por nosotros, algunas que hemos ayudado nosotras, otras que hemos acompañado, siempre fuimos muy respetuosas, quisimos que ellas hablaran con sus familias, porque detrás de todo esto ellas no están solas", agregó.

La experiencia

Los fotógrafos que participaron fueron Mauricio Olguín, Claudio Almada, Gregorio Giuliano Albo, Gustavo Contreras, Jorge Ghigo y Patricia Fernández.

Respecto a lo que fue la experiencia, Olguín contó que "en un principio nos juntamos a charlar, nos contaron cómo habían sido sus historias y en base a eso tuvimos que desarrollar un escenario representando cómo ellas se liberaron de la situación, a mí me tocó trabajar con Paula y Mari. Eran dos situaciones diferentes y nos juntamos en una casa y ahí representamos la escenografía de esta situación. Estaban tranquilas, dispuestas a hacerlo".

"En el momento en que me contactaron lo vi como un desafío, no queríamos que se representara el morbo. Por lo tanto era un desafío representar todo lo contrario, llevar el mensaje de igual manera pero desde otro punto de vista. Para mí fue muy gratificante, muy satisfactorio hacer este trabajo con ellos", agregó.

23561494_338809043195388_1370417177451239556_n
Foto Jorge Ghigo.

Por su parte Almada, que trabajó con Raquel y Eliana, manifestó que "apenas las vi ya sabía la foto que quería para ellas. Fueron modelos excepcionales, se portaron de diez. La locación que elegimos fue en el interior. Está bueno esto de tratar de ayudarlas".

"Planteamos desde el inicio que no era la trillada imagen de la mujer golpeada. Y empecé a conocer a las chicas y a ver qué les había hecho el clic para salir de esa situación. Si bien yo planteaba hacer unas fotos un poco más simbólicas, hice una serie de ciega, sorda y muda, que es como pretende la sociedad desde el patriarcado. Era la única que quería presentar, después lo que es la secuencia va cambiando", reveló.

A su turno Giuliano Albo, que retrató a Irina, expresó: "Me pareció bastante interesante que no se muestre lo típico, como el maltrato explícito, sino algo diferente. Mi foto la llevé a cabo en un lugar público, abierto y pudimos trabajar bastante bien, me contó su historia y ahí yo pude abrirme más y saber qué mensaje transmitir".

En tanto Contreras, a cargo de la foto de Milagros, contó que "la fotografía la aplicamos en un lugar un poco más íntimo para no incomodarla. Consideré hacerlo así porque más allá de que ellas hayan superado la situación, es un pasado que afecta el presente y quisimos transmitir una fotografía que represente algo más simbólico, reflejando el proceso desde que sufrió los abusos, representando el silencio y después cuando ella ya se atrevió a hablar".

"Se sintió cómoda, me agradeció por participar porque buscamos concientizar a partir de esto, esto se da en todos lados", añadió.

Por último Ghigo reflejó que tuvo la oportunidad de fotografiar a tres personas, Andrea, Carina y Chabela. "Utilicé dos locaciones diferentes, una al aire libre y otras dos en estudio. Para una utilicé una técnica de estilo body painting y para otra un tiempo de exposición largo. Quería reflejar fotográficamente todo lo que habían vivido las chicas. Vi que la situación no era de uno, dos, o cinco días sino que en algunas oportunidades fueron año y quería mostrar ese tiempo a través de la fotografía".

Cabe destacar que también formó parte del proyecto Patricia Fernández, que fue quien estuvo a cargo de hacer la foto grupal. "Se representó la unión, el estar juntas, la contención, el poder salir adelante. Esa foto se hizo al aire libre. Fue una tarde muy agradable porque todas habíamos pasado por una situación demasiado triste en la vida y nos encontramos todas juntas, celebrando la vida, haciendo algo por otras, transmitiendo ese mensaje, que sí hay vida, que sí hay una salida, que sí se puede. Que uno puede volver a empezar, renacer y seguir", concluyó Carrasco, que agradeció a Mariano Almada por la invitación para exponer y dejó abierta la posibilidad de traer la muestra a San Francisco.

Te puede interesar

Te puede interesar