Crimen del rugbier: la joven estaba alcoholizada cuando atropelló a Genaro Fortunato

Policiales 17/09/2017
En el expediente que lleva adelante la fiscal Andrea Rossi figura que Silva, en el dosaje que se le practicó en el hospital Schestakow, registró 1,07% gramos de alcohol por litro de sangre, más del doble del máximo permitido por la legislación provincial para conducir.
julieta_silva_0
Julieta Silva insiste en que no vio a la víctima

En el expediente que lleva adelante la fiscal Andrea Rossi figura que Silva, en el dosaje que se le practicó en el hospital Schestakow, registró 1,07% gramos de alcohol por litro de sangre, más del doble del máximo permitido por la legislación provincial. Asimismo, resta conocerse el análisis toxicológico, que revelará si también consumió drogas esa noche. Ayer Diario San Rafael aseguró que Silva le confesó a una policía que “había fumado marihuana”. De todos modos habrá que aguardar el resultado de los exámenes para corroborar esa situación.

Habrá que aguardar qué preponderancia le otorga la fiscal Andrea Rossi al hecho que Silva haya conducido bajo efectos del alcohol y si esto representa un atenuante o agravante en la conducta de la novia del fallecido. Cabe recordar que, de acuerdo a la acusación impuesta inicialmente por Rossi a Silva, la joven actuó con alevosía, lo que indica que buscó matar a Fortunato aprovechando que estaba tendido sobre la carpeta asfáltica y que ella circulaba en un automóvil. 

Por su parte, desde la defensa que conduce Florencia Garciarena buscarán demostrar que Silva atropelló accidentalmente a Fortunato. “Estaba bajo efectos del alcohol, conducía sin anteojos a pesar de los síntomas de astigmatismo y la visibilidad no era óptima por las condiciones climáticas de la madrugada del 9 de septiembre. Son viables las razones que aduce Silva al explicar por qué no vio a Fortunato”, comentó otra fuente judicial. 

Te puede interesar

Te puede interesar