Córdoba proyecta una planta productora de aceite de marihuana

Salud 18 de julio de 2017
Es una iniciativa a largo plazo de Hemoderivados. Se busca abastecer el mercado interno.
nota_medicinal9219
Unas 800 familias argentinas, autorizadas por Anmat, importan este tipo de aceite .

El Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba trabaja en un proyecto a largo plazo para que Córdoba cuente con una planta productora de aceite de cannabis que ayude a abastecer el mercado nacional.

El director ejecutivo del laboratorio, Pascual Fidelio, contó que ya se llevan realizadas tres reuniones en la Administración Nacional de Medicamentos (Anmat) con 22 laboratorios públicos argentinos para avanzar con el tema, y que en Córdoba trabajan en el proyecto con la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba.

Desde marzo, cuando Argentina aprobó la ley que legalizó el uso medicinal del aceite de marihuana, diferentes organismos nacionales trabajan en la reglamentación de la norma y en la búsqueda del autoabastecimiento del producto.

En la actualidad hay unas 800 familias argentinas que, autorizadas por Anmat, importan un tipo de aceite para que lo usen pacientes con epilepsia refractaria. Se trata de un producto muy caro y de una importación restringida que no contempla el uso para otras más de 40 patologías para las cuales también se está empleando el aceite cannábico.

La idea es que el Estado argentino siembre su propia marihuana para fabricar remedios, con participación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y del Conicet, siguiendo el modelo chileno.

No será pronto

Fidelio señaló que, en este momento, Argentina está lejos de eso y que se trata de un proyecto a largo plazo, por lo cual no deberían generarse expectativas engañosas entre los numerosos pacientes que hoy usan el aceite.

“Anmat –dijo Fidelio– todavía no sabe qué variedad de cannabis se elegirá, no sabemos cómo se va a regular, el Inta todavía no sabe producir flores de marihuana, hay que hacer muchas pruebas, investigaciones y alcanzar los estándares para ver si esto será o no algún tipo de medicamento”.

La planta de marihuana tiene diferentes componentes activos y, según la patología por tratar, es conveniente que tenga, por ejemplo, más THC o más CBD.

Hoy, miles de pacientes compran el producto en laboratorios que funcionan ilegalmente en diversos lugares del país y no existen controles oficiales ni privados sobre la calidad de lo que están usando realmente.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar