Se mantienen los embarazos adolescentes: son casi 300 al año

Salud 11 de febrero de 2017
Los datos surgen del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Iturraspe. Preocupa la falta de anticonceptivos gratuitos. Aumentaron las consultas para realizarse ligaduras de trompas.
DSC06899

Entre 2014 y 2015 se redujo el número de adolescentes que fueron madres en la Argentina de acuerdo con datos publicados en enero de este 2017 por el Ministerio de Salud de la Nación. Sin embargo, en nuestra ciudad el número de embarazos en jóvenes entre 13 a 19 años, se mantiene estable desde hace unos cinco años: en cifras representan unos 280 casos anuales, según informaron desde el Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital J.B. Iturraspe. 

“El embarazo adolescente es algo que preocupa siempre, porque es una realidad que refleja lo que somos como sociedad”, manifestó el médico Saúl Kohan, a cargo del Área de Maternidad del nosocomio.

El profesional médico indicó que la cifra de embarazos adolescentes se mantiene en los últimos cinco años: de los 750 nacimientos que se registran por año en el hospital, 280 corresponden a embarazos de adolescentes con edad entre 13 a 19 años.

De todos modos, Kohan aclaró que se trata de una estadística en parte sesgada, ya que se derivan a otros nosocomios alrededor de 80 casos por nacimientos prematuros.

Embarazo de riesgo

Para el encargado del servicio de Ginecología el embarazo adolescente de por sí es un embarazo de riesgo, porque se trata de un cuerpo que en desarrollo que compite con la nutrición del feto. “Nos encontramos con poblaciones en condiciones de vulnerabilidad, por eso la consulta de planificación familiar es una urgencia que se debe resolver. Nuestro trabajo es asegurar los medios y las políticas que ayuden a prevenir el embarazo no deseado, que no es solamente repartir preservativos, sino que debe comenzar en sala de 3 años con la ley de educación sexual integral, desde donde se les debe enseñar a conocer el respeto por el cuerpo a los niños, para que llegue a la adolescencia con la capacidad de decidir”, insistió Kohan.

Y advirtió: “A menor edad, mayor es el riesgo, y eso incluye tanto a la mamá, que tiene más posibilidades de tener algún problema vinculado al embarazo y al parto, como para el bebé, asociado con bajo peso al nacer y prematurez. Esas condiciones, a su vez, se vinculan a una mayor mortalidad infantil”.

Anticonceptivos con demoras

Los tres motivos más frecuente de consulta en el servicio del hospital son por control de embarazo, métodos anticonceptivos y control de dolor pélvico.

En 2016 el nuevo gobierno nacional realizó recortes presupuestarios en los programas de salud sexual y reproductiva y en el programa Remediar, que tuvieron impacto directo en la salud de las mujeres de nuestra ciudad.

“Hay graves demoras en la provisión de anticonceptivos orales e inyectables, que son los más demandados por las pacientes que asisten al hospital”, indicó el médico. Y añadió: “Hemos tenido casos de mujeres que tuvieron un embarazo no deseado porque no tuvieron acceso a su método tradicional anticonceptivo y esa es una grave falla en que el sistema no sabe canalizar a esa mujer para que pudiera acceder a un método alternativo”, se lamentó.

Más adolescentes consultan por la ligadura de trompas

Es otro de los datos sobresalientes del servicio de ginecología y obstetricia del Hospital Iturraspe. 

La consulta por ligadura tubaria ha ido en aumento sobre todo en pacientes mayores de 18 y hasta 30 años.

“Cada vez mujeres más jóvenes están pidiendo las ligaduras de trompas-informó Kohan-. Esto se nota desde los últimos dos años en la atención primaria de consultorio”.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar