Mediación: seis de cada 10 casos llegan a acuerdo

Local 07 de noviembre de 2016 Por
Son muchas las causas que fueron remitidas en lo que va del año al Centro Judicial de Mediación de San Francisco. Se destacan las del fuero familiar.
2015-05-18NID_213020O_1

El cuidado personal, el régimen comunicacional (que antes de la reforma del Código Civil era el régimen de visitas), la cuota alimentaria y también algunas causas penales (delitos de menor gravedad como amenazas o daños) constituyen los principales motivos de disputa entre los vecinos de San Francisco que llegan al Centro Judicial de Mediación ubicado en el edificio de tribunales, el que cuenta con centenares de causas en su haber en este 2016.

Una mediación es un procedimiento voluntario, flexible y confidencial al que se someten muchos vecinos que mantienen una disputa con el fin de que un tercero, el mediador, los ayude a alcanzar un acuerdo. También se entiende como un método de resolución pacífica de los conflictos.

“Hoy la democracia reclama la participación ciudadana, no solo en la delegación del poder en sus representantes sino en aprender a resolver nuestros conflictos con el otro. Con la Mediación se previene la confrontación bélica, el ganar o perder y se logra la reconstrucción solidaria del tejido social”, explicó a El Periódico Nancy Gerbaldo, coordinadora del Centro Judicial de Mediación de la quinta circunscripción.

El servicio se presta en el edificio de tribunales de nuestra ciudad desde el 23 de agosto del año 2006, en la planta baja.

Funcionamiento  

Gerbaldo señaló que en el 60 por ciento de las causas se llega a un acuerdo. El porcentaje restante son casos sin acuerdo o donde una de las partes desistió. “En realidad las causas sin acuerdo en la gran mayoría de los casos no es tan así, ya que las partes habidas en ese proceso de mediación restablecen el diálogo o lo inician en caso de no tenerlo, logrando una desescalada del conflicto, sin destruirse uno con otro”, indicó Gerbaldo.

En la mediación, las dos partes en conflicto son asistidas por dos mediadores (un abogado y otro profesional de otra disciplina) que facilitan la comunicación para que las partes lleguen a un acuerdo. Es decir, no hay un tercero que tome la decisión por ellos, son los propios involucrados los que deciden cómo resolver -o no- el problema en la mesa de diálogo.

Se destacan los problemas de familia

Un informe publicado meses atrás por el Centro de Estudios y Proyectos del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (TSJ) revela que entre 2001 y 2015 se alcanzó acuerdo en el 35% de los casos derivados al Centro Judicial de Mediación. El trabajo agrega que este porcentaje se incrementa hasta el 45,03% en los casos procedentes del Fuero de Familia.

Según la investigación, un proceso de mediación dura, en promedio, 77 días desde que el caso ingresa al centro hasta que finaliza, ya sea con o sin acuerdo, con la declaración de incompetencia, con el desistimiento de alguna parte u otros modos de terminación, como multas o imposibilidad de notificación de las partes. No obstante, en 2015, este período se redujo a 59 días.

Gerbaldo sostuvo que el sistema tradicional y formal de Justicia “no siempre es el más adecuado para resolver los conflictos”, y que es allí donde surgen otros métodos apropiados, como lo es la Mediación.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar