Denuncian que presos van atados con cadenas

Policiales 18 de mayo de 2013
Cuando son trasladados por móviles

Personas privadas de su libertad que cumplen actualmente una condena en el servicio penitenciario local, denunciaron que cuando deben salir del establecimiento carcelario -al ser convocados por la Justicia- son trasladados encadenadosen camionetas que además no cumplen con la normativa básica que regula los parámetros exigidos en materia de salubridad y seguridad vial.

Esto fue denunciado a la Defensoría Pública Federal, organismo que presentó un habeas corpus colectivo en el Juzgado Federal a cargo de Mario Garzón. Este revelaba que los presos eran “ilegalmente encadenados a un enganche de hierro que posee cada pasajero frente a su asiento, de manera tal que, no solo sufrieron una posición antinatural durante todo el recorrido” sino que ante un eventual accidente vial se verían imposibilitados de protegerse.

Consultado por El Periódico, Esteban Lozada, defensor público federal en nuestra ciudad, sostuvo que “aparentemente todo el servicio penitenciario provincial hace el traslado con las personas encadenadas. Ellos (por las autoridades carcelarias) le llaman esposas-cadenas, pero en realidad son cadenas, como las que se usan para atar una bicicleta a un árbol o para pasear un perro”.

El defensor agregó además que “no se toman medidas de seguridad como el uso del cinturón”. Además criticó que no exista un protocolo que ratifique si se cumplen o no las medidas de seguridad en cada traslado, por lo que pidió que exista un control sobre cada viaje.

Primer fallo

El juez federal en la primera oportunidad se declaró incompetente al existir una situación mixta de competencia; ya que las cárceles son de jurisdicción provincial. Pero la jueza de ejecución penal de San Francisco, María Teresa Garay, falló a favor ordenando el cese en el uso de las cadenas.

No se cumple

Pese a esto, en diciembre del año pasado se conoció que detenidos que viajaron hacia Córdoba para presentarse ante la Justicia Federal, lo hicieron encadenados y aparentemente –sostienen desde la Defensoría- sin el cinturón de seguridad puesto, y sin ventilación en un viaje de casi cuatro horas y en épocas de altas temperaturas. 

Por este motivo se volvió a presentar un nuevo habeas corpus al juez federal Garzón, quien resolvió desestimar el reclamo. Al apelar la Defensoría, éste fue a la Cámara Federal de Córdoba, que terminó anulando la resolución por falta de fundamentos y ordenó que con urgencia se practicara la prueba necesaria para poder fallar correctamente. Desde la Defensoría Pública se mostraron sorprendidos: “Había prueba suficiente”, razonaron.

 

Más cadenas

Hace una semana, una inspección judicial en la cárcel de San Martín de la ciudad de Córdoba, realizada por el titular de la Procuraduría sobre violencia Institucional, Abel Córdoba, denunció la existencia de dos camastros de hierro y diecisiete cadenas que según testimonios de algunos reclusos que no fueron identificados serían utilizadas como elementos para ejercer castigos físicos en los internos.

 

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar