El hijo del periodista Aliverti fue quien atropelló al ciclista y lo llevaba en el capó

Policiales 20 de febrero de 2013
Estaba alcoholizado

El periodista Eduardo Aliverti explicó que la persona que atropelló y arrastró durante 17 kilómetros a un ciclista en la localidad de Pilar fue su hijo: Pablo García.

Escribió en el muro de su Facebook, el periodista: "Acá estoy, en uno de los momentos más dolorosos de mi vida, producto de hechos que involucran a parte de mi familia y que tomaron estado público en las últimas horas. Pablo García es mi hijo. Sólo puedo decir que mis sentimientos y el de mi familia acompañan principalmente a los familiares de la víctima, que se está a disposición de la Justicia -ya actuante- en todo cuanto sea necesario para el esclarecimiento de esta desgracia igual de desgarradora que de irreparable y que nuestro objetivo es la estricta igualdad ante la justicia. Sólo quiero pedir, frente a las versiones circulantes, que todo lo relacionado con los detalles y marcha de la causa sea vehiculizado a través de los canales correspondientes, evitando especulaciones de otro tipo. Sólo eso. Es lo único que deseo y debo pedir. Gracias si puede ser así". Eduardo Aliverti.

El hecho

Mientras manejaba por la Panamericana embistió a una bicicleta. El ciclista murió y el conductor del auto escapó, pero con el cadáver aún sobre el capó del vehículo. Así manejó más de 17 kilómetros, hasta que la empleada de un peaje lo denunció y el hombre fue finalmente detenido. Al día siguiente, fue liberado.

Hoy se supo que el causante de esta tragedia manejaba completamente alcoholizado, con 1,45 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el máximo legal es de 0,5, informó el canal de C5N.

Esta insólita y trágica situación comenzó el domingo cerca de las 6.30 de la mañana, cuando un hombre de 28 años chocó con su Peugeot 504 celeste a una bicicleta que circulaba por la Panamericana a la altura del kilómetro 52. El ciclista, identificado como Reinaldo "Cacho" Rodas, de 53 años, murió en el momento.

El cadáver quedó sobre el capó y el parabrisas, del lado del acompañante. De esta manera, el conductor viajó más de 17 kilómetros hasta el peaje de Tortuguitas. Allí, a la empleada que lo atendió le llamó la atención y le remarcó que había un muerto en el auto.

De inmediato, la empleada avisó al personal de seguridad del peaje, que demoró al conductor hasta que llegó la Policía local. El hombre quedó detenido en la Comisaria 7° de Lagomarsino, pero fue liberado ayer porque está implicado por un delito excarcelable ("homicio culposo", sin intención).

 Lanacion.com

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar