Las imágenes estremecen con sólo verlas. Familias enteras, con niños incluidos, tratando de escapar por el campo de juego del estadio La Corregidora, mientras los barrabravas del Querétaro y el Atlas intentaban cazarlos para descargar su furia. El duelo entre los "Gallos Blancos" y los "Zorros", por la novena jornada del torneo Clausura 2022 de la Liga MX, terminó siendo todo menos un partido de fútbol.

Se jugaba el minuto 63 del partido -ganaba Atlas, dirigido por Diego Cocca, por 1-0 con gol del argentino Julio Furch- cuando en las tribunas comenzó un enfrentamiento a golpes entre seguidores de ambos clubes. Ante la incapacidad e inacción de la Policía, que sólo atinó a abrir los accesos al campo de juego, la batalla campal se trasladó a ese lugar, mientras la gente intentaba escapar.

Una familia escapa por el campo de juego: le tuvo que quitar la remera de Atlas a su hijo.
Una familia escapa por el campo de juego: le tuvo que quitar la remera de Atlas a su hijo.

Pero la cancha comenzó a llenarse de gente: algunas personas, entre ellas familias con niños, intentaban ponerse a salvo mientras otras llevaron la violencia al terreno de juego con más intercambios de golpes; a un costado del campo el módulo del VAR fue vandalizado, el monitor quedó destruido.

Terrible batalla campal entre barras en México: familias tuvieron que escapar por el campo de juego

"Debido a las condiciones en el estadio, el árbitro central determina suspender el partido con el marcador: Gallos Blancos de Querétaro 0-1 Atlas", informó la cuenta oficial de la Liga MX (Primera División) en Twitter.

Mikel Arriola, presidente ejecutivo de la Liga MX, lanzó también un mensaje de rechazo a estos acontecimientos: "Se castigará ejemplarmente a los responsables por la ausencia de seguridad en el estadio. La seguridad de nuestros jugadores y afición es prioridad!".

Arriola anunció también que quedaron suspendidos los tres partidos restantes de la novena jornada del Clausura del fútbol mexicano, que se jugarían el domingo, en solidaridad con las víctimas de los actos violentos en el partido Querétaro-Atlas.

"La liga condena los hechos en el estadio La Corregidora es una situación de violencia grave que nos obliga a actuar enérgicamente contra los responsables. Estoy anunciando la suspensión de los partidos restantes de la jornada nueve en solidaridad con las perdonas afectadas", dijo el responsable de la Liga, en un video transmitido en redes sociales.

En las primeras horas de este domingo, Protección Civil del estado de Querétaro entregó un informe en el que aseguró que no tenía conocimiento sobre personas fallecidas, pero que contabilizaba "22 personas lesionadas, 9 de ellos trasladados al Hospital General y de estos, dos de ellos de gravedad".

"El resto se encuentran estables", añadió la comunicación oficial, y apuntó que "todos los lesionados son masculinos" y "cuatro son provenientes del estado de Jalisco".

Por su parte, el gobernador del estado mexicano de Querétaro, Mauricio Kuri, condenó este sábado "con toda energía" los actos de violencia. "La empresa propietaria de Gallos e instituciones deberán responder por los hechos", apuntó Kuri en un mensaje en Twitter.

El inicio del conflicto podría haber radicado en que los hinchas de Atlas llegaron al estadio del Querétaro con pancartas que recordaban el partido en el que, en 2007, provocó el descenso de los Zorros Blancos a Segunda División. Durante la semana, había habido amenazas de ambos bandos.

¿Lo paradójico? Desde este fin de semana, la Liga MX había decidido nombrar al torneo Clausura como "Grita por la Paz"...