Los bomberos voluntarios de la ciudad intervinieron este miércoles, alrededor de las 13.15, en un incendio en una vivienda ubicada en el pasaje Poeta Lugones al 1006.

Según informó el subcomisario Ariel Ronconi, a cargo de la dotación de seis hombres que llegó al lugar, el incendio se desató en la cocina de la casa y generó severos daños materiales en ese sector. Sin embargo, el bombero destacó el rápido accionar del propietario del lugar que evitó consecuencias peores al tener un extintor portátil (matafuego) a mano: “Solo se registraron daños materiales muy importantes, tomó fuego la parte de una cocina con mobiliario de madera y afectó el lugar. Estamos trabajando en la ventilación y remoción para que no quede fuego incandescente. Podría haber sido un incendio de grandes magnitudes y el propietario tenía un extintor portátil y pudo controlar que no se propagara de la cocina a otro lugar”, resaltó.

Además, un hombre que trabaja en una obra en construcción frente a la casa que se estaba incendiando advirtió el peligro cuando la propietaria pidió auxilio. Según se conoció, el muchacho ingresó al lugar por la parte trasera y ayudó con agua de la pileta a sofocar el fuego.

Ronconi contó que el dueño de la casa se vio algo afectado al aspirar el humo, pero que se encontraba en buen estado. Tras ello destacó la importancia de contar con un extintor portátil en una casa como elemento preventivo: “Podría haber sido mucho peor”, consideró.