Cinco bomberos voluntarios del cuartel central participaron del rescate de un perro aprisionado en pleno festejo por la Navidad, según informaron de la institución.

La llamada de auxilio se produjo pasadas las 0.35 del 25 de diciembre, cuando un vecino alertó que en Córdoba al 1100, un perro se encontraba atascado entre unas rejas y estaba desesperado por salir. Aparentemente el can se habría asustado por una serie de bombas de estruendo que estallaron en el sector.

Al lugar asistieron los efectivos con una unidad multipropósito y con el dato de color de que uno de los bomberos se vistió con gorro y barba postiza estilo Papá Noel, para llevar un poco de sentimiento festivo al operativo que, tras unos breves minutos y con la ayuda de una herramienta expansora, pudieron liberar al perrito.

El animal quedó al cuidado del vecino ya que los propietarios del domicilio no se encontraban.

Los agentes regresaron al cuartel, con el Papá Noel sentado en la ventana saludando a las personas que cruzaban.

El animal pudo ser rápidamente rescatado.
El animal pudo ser rápidamente rescatado.