Integrantes y dirigentes del Club de Cazadores de San Francisco vivieron un domingo especial con la histórica inauguración de la red de agua potable para las instalaciones, además del regreso del torneo "Copa Ciudad de San Francisco", tras dos años de suspensiones por la pandemia.

Las familias y dirigentes de la institución se mostraron emocionados por la jornada especial que vivieron junto al intendente Damián Bernarte y a funcionarios del Ejecutivo municipal.

Fernando Peralta, integrante de la Comisión de directiva del Club de Cazadores de San Francisco, agradeció “por una obra que venía postergada durante 67 años que tiene el club de existencia y no contábamos con agua potable. Gracias a Damián y a su equipo de trabajo hemos conseguido, en muy poco tiempo, lograr con una obra imprescindible para el club y altamente necesaria, gracias a eso podemos contar con todos los servicios para que la gente pueda estar cómoda y tranquila con el agua que está bebiendo”, reconoció.

También agradeció al municipio el mantenimiento del predio: “Es una gran ayuda ante los altos costos, estamos más que agradecidos por la gestión de Damián y esperemos continuar por muchos años más trabajando unidos”, dijo Peralta.  

Además se mostró orgulloso porque el club pudo retomar con la realización de la "Copa Ciudad de San Francisco" que pudo reunir a 100 tiradores de una amplia región.

Con 70 años de antigüedad, el Club de Cazadores inauguró su red de agua potable

“Quedan muchas cosas más por hacer juntos”  

A su turno, el intendente Damián Bernarte, valoró el trabajo conjunto entre los dirigentes del club y los funcionarios de las distintas secretarías para lograr un objetivo en común, como la de dotar de agua potable a la institución.  

“La llegada del agua potable a la institución después de tantos años es producto de la idea de la gestión, tener la cabeza abierta y los oídos atentos -aseguró Bernarte-. Cuando nos plantearon la necesidad, todo el equipo de trabajo se puso a disposición, la Secretaría de infraestructura, de Servicios Públicos y la Dirección de Deportes, se comenzó un trabajo conjunto”.

El mandatario recordó que después de una inundación que padeció el Club de Cazadores, le había costado recuperarse y “tener el agua potable es como el cierre de ese proceso de recuperación, más el mantenimiento del predio, hoy el club se ve impecable, lleno de familias que llevan adelante una actividad en lo deportivo y en lo social y eso forma parte de lo que pretendemos para nuestra comunidad, la interacción entre lo público y lo privado”.

Para el municipio representó una inversión de unos 200 mil pesos de costos, sin embargo, para Bernarte se trató más de “una toma de decisión porque tomar el agua para traerla exigía ponerse a pensar cómo de una manera ágil podíamos encontrar una solución. Y esto es solo una obra, quedan muchas cosas más por hacer juntos”, cerró.