Tras cuatro años de la muerte del pequeño de San Francisco de un año Itan Gabriel Aguirre, el fiscal Bernardo Alberione decidió cerrar en las últimas horas una investigación que llevaba adelante donde imputó a un médico cirujano de San Francisco por homicidio culposo. A Alejandro Scalerandi se lo juzgará por mala praxis.

"Hoy más q nunca voy a luchar para que se haga justicia, ir hasta el final aunque ya no me queden más fuerza. Voy a ir contra todos por vos hijo para que se haga justicia mi Itan Gabriel", manifestó Daiana Gutiérrez, la madre del pequeño a través de su cuenta de Facebook, luego de conocerse la decisión judicial del fiscal Alberione.

 "Mami y papi nunca perdieron la fe y la esperanza que algún día se haga justicia y paguen por lo que te hicieron", continuó en su publicación.

Por último, sostuvo: "Nada me va a devolver tu sonrisa y tu amor pero no voy q bajar los brazos porque vos desde el cielo me das las fuerzas suficiente para seguí viva en medio de este dolor infernal".

Itan Gabriel Aguirre tenía un año cuando falleció en marzo de 2018 en el Hospital Iturraspe de San Francisco, luego de ser intervenido por una hernia testicular.

La familia pidió desde el primer día justicia por su hijo y en algunos momentos llevó su reclamo al edificio de tribunales.

“Mi hijo entró caminando al Hospital y me lo entregaron muerto”, sostenía Daiana Gutiérrez en una de las últimas entrevistas que dio a El Periódico Radio, agregando: “Quiero que se haga justicia porque una operación de testículos de estas características no muere ningún niño”.

“Nunca pudo reponerse”

Cabe recordar que el pequeño de 16 meses había sido intervenido de una hernia testicular en el nosocomio público en marzo de 2018 y, según su familia, a pesar de ser una operación "sencilla" nunca pudo reponerse.

Caso Itan Aguirre: "Nada me va a devolver tu sonrisa pero no voy a bajar los brazos"

Gutiérrez había señalado que el doctor que lo operó les dijo que la intervención había sido exitosa y que el pequeño podía hacer vida normal.

De acuerdo a la versión de su mamá, al poco tiempo de recibir el alta, el niño debió ser nuevamente internado a raíz de una hinchazón en el testículo. "Era grande como un huevo de pascua, quizá más grande, se le formó un hematoma", explicó.

Por tal motivo, siempre según su testimonio, volvieron a operar al pequeño dos veces más ante una serie de complicaciones y terminó falleciendo de un paro cardíaco. La mujer expresó que a pesar de que le hicieron reanimación, el niño no reaccionó.

Padres de Itan piden que se investigue la muerte del bebé