Fernando Sabag Montiel, el brasileño de 35 años que fue detenido luego de que intentara asesinar a Cristina Kirchner, tenía 100 balas en su domicilio de la zona de San Martín, según informaron fuentes de la investigación del caso.

Las balas fueron encontradas en el marco de un allanamiento a la casa que alquilaba Sabag Montiel en la calle Uriburu al 700, ordenado por la jueza María Eugenia Capuchetti a la Unidad de Investigación Antiterrorista de la PFA. Los proyectiles fueron hallados repartidos en dos cajas de 50 cada una.

Sabag Montiel tenía un antecedente policial de marzo del año pasado, cuando fue detenido en el barrio de Agronomía dentro de un auto sin patente y con una cuchilla de 35 centímetros de largo el 17 de marzo del 2021 por personal de la Comisaría Vecinal 15 A de la Policía de la Ciudad.

MÁS INFORMACIÓN. Primeros datos: el arma del ataque a Cristina tenía balas y estaba apta para disparar

Apariciones en TV

El perfil del hombre se pudo conocer con algunos detalles ya que en los último tiempos tuvo apariciones en medios de comunicación, interviniendo en móviles de televisión, en los que apareció emitiendo fuertes críticas al Gobierno nacional.

Si bien vivía en el país de manera permanente desde 1998, fuentes de la investigación explicaron que el último paso de ingreso al país fue del 2018. De acuerdo a la base de datos de Interpol, Sabag Montiel no tiene antecedentes en su país ni tenía pedido de captura activo.

Antecedente último

La detención de 2021 se produjo en la avenida San Martín al 2800, en el barrio de Agronomía cuando un oficial de la fuerza porteña observó estacionado en la vía pública un automóvil Chevrolet Prisma de color negro que no poseía patente trasera.

Ante esa situación, el policía identificó a un hombre que dijo ser su dueño y que indicó que el faltante de la patente trasera se debía por un choque de tránsito ocurrido días atrás, dijeron las fuentes.

En ese momento, cuando el hombre abrió la puerta del auto para buscar documentación del vehículo, se le cayó un cuchillo de 35 centímetros de largo, justificando que lo llevaba para defenderse.