Este 3 de abril se cumplen 20 años de la desaparición forzada de Marita Verón

Gustavo Vera, director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Victimas, sostuvo que por este caso "la sociedad argentina tomó conciencia de la aberración de la trata de personas y el Estado tuvo que legislar y comenzar a ocuparse del tema".

Vera señaló que este caso "significa un antes y un después en la lucha contra la trata de personas en la Argentina".

En una columna de opinión enviada a Télam, el funcionario afirmó: "Se cumplen 20 años de la desaparición forzada de María de los Ángeles 'Marita' Verón por una red de trata de personas con fines de explotación sexual en la Provincia de Tucumán y también 20 años de la lucha inclaudicable de su mamá, Susana Trimarco; que, con su coraje y persistencia buscando a su hija, puso en primer plano de la agenda pública uno de los delitos más graves contra la dignidad humana: la trata de personas".

Vera resaltó que esa lucha, y luego el trabajo de la Fundación María de los Ángeles, "precipitó allanamientos a muchos prostíbulos y rescatar numerosas víctimas".

"El caso puso al descubierto la corrupción estatal, política y judicial que encubren a las redes de trata, sensibilizó y alertó a la población y fue uno de los motores que llevaron a la sanción de las leyes 26.364 en el 2008 y su reforma 26.842 en 2012 para prevenir y perseguir el delito de trata y proteger y asistir a sus victimas", puntualizó Vera.

Y destacó que "desde la sanción de esas leyes se han rescatado más de 17 mil víctimas por trata con fines de explotación sexual o laboral en Argentina".

Por último, Gustavo Vera expresó que "a 20 años de su búsqueda, Marita sigue sin aparecer y su búsqueda continúa. Y en gran medida, gracias a la lucha de Susana, la sociedad argentina tomo conciencia de la aberración de la trata de personas y el Estado tuvo que legislar y comenzar a ocuparse del tema".

"Marita" Verón tenía 22 años cuando fue raptada desde un automóvil el 3 de abril de 2002 en la ciudad de San Miguel de Tucumán por un grupo dedicado a la trata de personas vinculada con el llamado con el clan Ale, un grupo delictivo de Tucumán, según lo investigado judicialmente.

Por el caso hubo 13 acusados y en 2013 la justicia consideró coautores del delito de retención y ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución a los hermanos José Fernando y Gonzalo José Gómez, que fueron condenados a 22 años de prisión, y a Daniela Natalia Milhein y Andrés González (18 años).

También se condenó como partícipes necesarios a Carlos Alberto Luna y Domingo Pascual Andrada (17 años); María Azucena Márquez (15 años); Humberto Derobertis (12), Mariana Bustos y Cynthia Gaitán (10 años).

Fuente: Télam