Este domingo 14 de noviembre por la madrugada en Pinamar encontraron muerta a Alicia Sánchez, una joven de 25 años que habría caído por el hueco del ascensor de su casa una distancia de 10 pisos.

El hecho ocurrió en el marco de una reunión familiar, cuando la chica se ofreció a a bajar para abrirle la puerta a un invitado que acababa de llegar. Se están analizando las condiciones del edificio y las circunstancias que provocaron el fallecimiento de la joven. 

Alicia Sánchez vivía en Ostende pero estaba de visita en Pinamar junto con su hija de 4 años. Allí disfrutaba de una reunión familiar en la residencia ubicada sobre la calle Constitución, entre Del Libertador y Simbad, en Pinamar. 

Según las primeras informaciones, eran aproximadamente las 4 de la madrugada cuando el timbre sonó y Alicia se dispuso a bajar para abrirle la puerta a un invitado.

Momentos después, la joven abrió la puerta del ascensor e hizo un paso hacia adelante, pero el ascensor no estaba a nivel. En ese momento perdió el equilibrio y terminó cayendo del piso diez del edificio. Por la distancia en metros, la muerte fue inmediata. 

Minutos después, el invitado volvió a insistir con el timbre ya que nadie había bajado a abrirle. Debido a eso, los familiares de Alicia advirtieron que algo raro había ocurrido con la joven, por lo cual comenzaron a buscarla y la encontraron muerta. El cuerpo fue rescatado luego por los Bomberos voluntarios que trabajaban junto al personal de la Policía de Pinamar.

Lo que se busca determinar ahora es el motivo por el cual el ascensor no llegó a destino y si las condiciones técnicas del edificio son las correctas o hay problemas que no fueron controlados a tiempo.

Según peritos de la Policía Científica el ascensor contaba con los controles que hacían falta y funcionaba con normalidad. Por esto último, también la Fiscalía 4 de Pinamar contempla la posibilidad de que Alicia Sánchez haya sido empujada y que no haya sido simplemente algo accidental.