Máximo Thomsen, el rugbier acusado de propinar la patada que acabó con la vida de Fernando Báez Sosa, pidió declarar este lunes en el juicio luego de escuchar el testimonio de su propia madre.

“Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Escuché varias cosas sobre mí varios años. No reconocía por qué generaban tanto odio hacia mi persona, yo jamás en la vida tendría esa intención”, dijo el joven de 23 años.

“Es algo que nunca en la vida hubiese buscado. Jamás en la vida hubiese sido mi intención. Quería hoy en este lugar dar la realidad de lo que pasó eso día, esa noche”, añadió.

Sobre la mañana siguiente a la noche del crimen, dijo: “Al otro día supe lo que había pasado. Cuando estábamos todo en el piso (la policía) nos dice: ‘¿Ustedes saben por qué están acá? Ustedes mataron un pibe’. Ahí me empezó a dar vueltas todo en la cabeza y me puse a vomitar, pero yo hasta el día siguiente no lo creía, mi cabeza no lo podía procesar porque yo no lo entendía”.

El rugbier número 11

Otro de los que habló durante la jornada fue Tomás Ítalo Colazzo (19), amigo de los acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, declaró este lunes ante el Tribunal de Dolores en la tercera semana del debate.

Reconocido como el “rugbier número 11″, Colazzo aseveró que vio “cerca” de la víctima tirada en el piso a los acusados Máximo Thomsen y Ciro Pertossi tras “una pelea” frente al boliche “Le Brique” de Villa Gesell, pero no pudo precisar quiénes le pegaron al joven estudiante de derecho.

A su vez, señaló que al ver a la víctima caída le puso “el brazo a Máximo en el pecho” y lo tiró “para atrás”, con “la intención de que no se peleen más”.

“Lo que yo vi cerca fue a Máximo, me acuerdo ver de cerca a Ciro. Pegar bien, no vi quién, no estoy seguro. Luego de ponerle el brazo a Thomsen, me mira y mucho recuerdo no tengo”, declaró el joven.

Colazzo nunca estuvo imputado en el caso, pero desde el inicio de la investigación fue señalado por los abogados de la familia de la víctima, Fernando Burlando y Fabián Améndola.