El juez que investiga el crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina asesinada en diciembre de 2014 en la playa uruguaya de Barra de Valizas, aseguró que “hay elementos de convicción” que vinculan al nuevo sospechoso detenido con el homicidio y que “el indicio preponderante" para lograr su identificación y su captura fue "la muestra genética”.

En tanto, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, resaltó que la detención del sospechoso “genera por lo menos paz en sus familiares” y señaló que hubo “un muy buen trabajo de la Policía” para lograr la captura, aunque reconoció que “lamentablemente se llevó mucho tiempo en aclarar este tipo de crímenes”

Por su parte, uno de los abogados de los padres de Lola Chomnalez afirmó que la investigación "se acerca a la verdad como nunca antes" y la madre de la víctima dijo que "fue muy conmocionante" enterarse de este nuevo arresto en la causa.

"Es algo que esperábamos hace tiempo, dar con la persona que dejó las huellas genéticas en las pertenencias de Lola, la sangre de él está en la mochila de Lola y además su sangre está mezclada con la de Lola", dijo el letrado Juan Williman.

Juan Giménez, juez de primera instancia del Departamento Judicial de Rocha, explicó en una conferencia de prensa que la línea de investigación que derivó en la detención de Leonardo David Sena (39) "partió desde la ciencia"

"A través de material genético pudimos ubicar a una persona, que es quien depositó su material genético, valga la redundancia, en la escena del hecho, es decir, en la toalla que estaba en el interior de la mochila que llevaba Lola en su interior el día que falleció y en su documento nacional de identificación argentino”, explicó el magistrado.

Sin embargo, Giménez aclaró que no puede “decir que el caso esté cerrado”, ya que el acusado al declarar ayer no admitió “haber dado muerte a Lola Chomnalez” y que “el inicio del sumario penal lo que dice es que hay un delito y que hay una persona que está vinculada a ese delito”.

Por su parte, el abogado Williman explicó a Télam que fue a partir de un rastro genético parcial que se logró dar con el sospechoso, ya que a través del análisis del ADN de un detenido que era familiar suyo se pudo llegar a él y detenerlo.

"Se fue logrando atar cabos hasta llegar a la persona, que ya fue procesada con prisión por 'homicidio muy especialmente agravado', lo que nos deja muy conformes", expresó.

En diálogo con el canal TN, el letrado aseguró: "Nos acercamos a la verdad como nunca antes, la prueba es contundente, es difícil que el imputado pueda explicar por qué su sangre estaba en las pertenencias de Lola y más difícil explicar por qué estaba mezclada con la de ella".

"Si bien los papás (de Lola) no van a encontrar nunca consuelo, sí la posibilidad de encontrar la verdad y justicia, que no es poco", añadió.

Chomnalez: para el juez de la causa, la clave para la identificación del sospechoso fue "la muestra genética"

Sobre la declaración indagatoria que el acusado de 39 años dio ante la Justicia previo a ser procesado, dijo que "él niega su participación en el delito más grave que es el homicidio".

"Está científicamente ubicado en el lugar del crimen. Reconoce haber tomado contacto con las pertenencias de Lola y que sustrae dinero de la mochila, reconoce lo que es imposible no reconocer porque la evidencia científica lo coloca en ese lugar, pero niega la autoría del crimen", manifestó el abogado.

En tanto, Adriana Belmonte, la madre de Lola, aseguró hoy que "fue muy conmocionante" enterarse de que habían detenido al presunto autor del crimen y explicó que sus abogados no les habían adelantado nada porque no querían ilusionarlos hasta que los estudios genéticos no estuvieran confirmados.

En declaraciones al canal TN, la mujer explicó que hace cuatro semanas su marido y padre de Lola, Diego, viajó a Uruguay a presentar "un pedido para averiguar cómo se estaban llevando a cabo los ADN y qué garantía teníamos que eso se esté llevando a cabo bien".

"Y fueron contundentes porque el miércoles 18 (de mayo) lo apresan a este hombre", dijo al referirse al nuevo imputado, ya procesado con prisión preventiva por la Justicia uruguaya y acusado del delito de "homicidio muy especialmente agravado".

Belmonte dijo que "este ADN ya estaba hecho" pero que en las últimas horas hicieron "el match y lo volvieron a cotejar, y dio positivo".

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que el imputado, que tiene antecedentes penales por otros dos hechos, fue detenido en el Chuy, en el límite de Uruguay con Brasil, y según los investigadores distintos testigos señalaron que era frecuente verlo en la zona de Castillos y Rocha.

En el marco de la investigación por el femicidio de Lola hay otro detenido acusado de "encubrimiento", llamado Ariel Moreira, un cuidacoches apodado "El Cachila", para quien la fiscal del caso, Jéssica Pereira, solicitó el mes pasado una condena a 10 años de prisión, requerimiento que aún debe resolver el juez Juan Manuel Jiménez Vera.