Los hinchas de River pueden jactarse de que Boca, su eterno rival, también jugó en la “B” y fue ascendido por decreto en 1912. 

Sí, no es mentira y hay pruebas para constatarlo. 105 años atrás, y más precisamente un 18 de julio, se firmó la resolución por la que tanto el “Xeneize” como Platense, Banfield y Estudiantil Porteño fueron subidos a Primera División por decisión de la Comisión Directiva de la por entonces Asociación Argentina de Football, la cual con los años mutó a la actual AFA.

La reunión se hizo el 18 de julio de 1912 en Maipú 131, en aquellos tiempos sede de la AFA, y se determinó que el torneo principal continuara con los equipos que se habían quedado (salió campeón Quilmes, por primera vez) y que asciendan todos los de la “B”.

Quien fomentó esta moción fue el doctor Rafael Cullen, dirigente del Club Atlético San Isidro (CASI), y según se lee en el acta su propuesta fue “aceptada por unanimidad”. Por ende, River también participó de la medida. 

El voto riverplatense lo dio el arquitecto Bernardo Messina, quien el 27 de diciembre de 1908 había formado parte de la goleada 7-0 a Racing en la final de la Segunda Liga, resultado que determinó el ascenso deportivo del “Millonario”.

Tras llegar a un acuerdo, fue recién el 10 de febrero de 1913 en una asamblea extraordinaria donde se formalizaron los cambios y Boca pasó a ser de Primera con el aval del representante de River, Ludovico Löfgren.

Sin embargo, la “ayuda” de River para Boca no concluyó ahí: el dirigente Antonio Zolezzi gestionó en 1913 un crédito para que el club de La Ribera pueda reconstruir su cancha.

Ya con los dos más “grandes” de Argentina en Primera, el primer Superclásico oficial se disputó en cancha de Racing el 24 de septiembre de 1913: la localía fue para Boca, pero el triunfo por 2 a 1 se lo quedó River. 

Fuente: Vía País.