En el arbitraje local hay una nueva camada de profesionales que, organizados, busca trascender en el ámbito regional y alcanzar el plano nacional a base de un trabajo serio y responsable. En ese marco Agustín López (22) es una joven promesa que comenzó a dar su primeros pasos en 2013 y en poco tiempo se transformó en árbitro de primera.

"Arranqué con el arbitraje a los 16 años, por invitación de mi primo. Yo jugaba al fútbol, pero dejé y lo que quería era entrenar básicamente, me invitó y me sumé sin ningún compromiso, como una prueba y acá estoy. Esto fue a fines de 2013 y en el 2014 ya arranqué a dirigir. Me interesé, me empezó a gustar y me insistieron para que siga, hacía falta gente joven, yo no tenia otra obligación así que lo tomé como un hobby al principio", contó Agustín.

Con el tiempo, ese interés fue creciendo y los desafíos fueron cada vez más grandes. "Todos los años me fui superando en lo personal y en lo grupal también. En 2015 terminé siendo juez de línea de Primera, eso mayormente no era normal porque los más jóvenes iban siempre de cuarto árbitro. Yo entrenaba a la par del grupo pero lo hacía diferente, leía mucho, me sacaba muchas dudas. Me comprometí y eso me llevó a donde estoy", explicó.

Con el tiempo, López llegó a dirigir en Primera División de Liga Regional, Federal B y Federal C siendo asistente con apenas 19 años. "Ya el 2019 fue mi mejor año porque tuve la oportunidad de estar mucho en primera sin alternar, era puesto fijo. Me sentí muy bien, tuve buenos partidos e importantes hasta que se me dio estar en la final de la Liga Regional en 2019. Para mí eso fue un montón porque tenia 22 años y acá las finales hacia mucho que no iba un arbitro joven de la liga, siempre eran las mismas caras. La liga apostó por nosotros y por suerte respondimos bien, salió todo bien", indicó.

"Ahora estoy haciendo el curso nacional, en 2019 fue mi primer año en Salto (Buenos Aires), este año me toca en Capital Federal. De los 40 que somos en mi curso tengo la mejor nota en trabajo de campo, fui uno de los destacados y me siento muy bien por eso. Esto se vio reflejado porque el sábado pasado me designaron para dirigir el Torneo Regional Amateur como árbitro principal", señaló.

Agustín López: "El arbitraje es una profesión algo ingrata"

El carácter y el fútbol dinámico

"Apenas comenzás es como todo trabajo. No es fácil al principio, porque a veces tratás con gente que no le gusta que le digas como tiene que hacer la cosas, más siendo uno muy joven. Tenés que hacerle entender a técnicos y jugadores que tienen que hacer lo que el árbitro les permite, ponerle límites. Al principio es jodido hasta que te rebelas, llega un punto que tenes que hacer un click porque sino te pasan por arriba. El carácter se trabaja mucho", contó López.

Por otro lado, López sostuvo que el fútbol de hoy es muy dinámico y el arbitraje también lo es, adaptándose a los cambios en el tiempo. "Hoy los jugadores están acostumbrados a colocar el balón y jugar directamente. Ya no es más como antes que los árbitros tenían que estar atrás de todo. Eso se trabaja, el arbitro hoy en día cobra una falta y pasa de largo, no frena más. El juego es muy dinámico, es muy físico, los jugadores tienen otra mentalidad. Pero hay partidos y partidos, obviamente", explicó. 

"Hay que estar bien físicamente, con las luces prendidas porque en cuestión de segundos puede pasar una jugada en la cual tenés que ser preciso. Además, hoy el arbitro tiene otra libertad dentro de la cancha, meterse en las áreas, de dialogar mucho más con el jugador. Eso es fundamental", señaló.

Agustín López: "El arbitraje es una profesión algo ingrata"

Vocación formativa

En cuanto a los encuentros de divisiones inferiores, López contó un detalle interesante que hace a la formación de los jóvenes. "Nosotros como grupo trabajamos mucho en la parte formativa, no tendríamos porqué hacerlo, pero corregimos a los chicos y les enseñamos. Por ejemplo, en un saque de banda, al chico lo corregís y no pierde el saque como lo harías en otra categoría. Hay muchas jugadas que el chico se equivoca, no sabe cómo hacerlo y tenés que explicarle", sostuvo.

"Dirigir a inferiores no es complicado, pero es distinto el rol que tenes que cumplir a diferencia de una categoría de tercera o primera porque el fútbol infantil es formativo", indicó.

"Convivimos con el error"

Ser árbitro para López es una profesión que eligió y de la cual no se arrepiente, aunque para él sea 'algo ingrata'. "Arranqué sin compromiso, pero hoy es una profesión que elijo y abrazo con todo lo que conlleva, el árbitro es un personaje que en el mundo del fútbol es el menos reconocido, pero es una labor necesaria", indicó.

"Nosotros convivimos con el error y estamos mas expuestos que todos. Un jugador que erra un penal no es igual de criticado que un arbitro que no sanciona un penal, un DT que hace mal un cambio no es criticado igual que un arbitro. Nosotros sabemos que todos nos equivocamos en la cancha, nuestro trabajo es equivocarnos lo menos posible. Es una profesión ingrata y no tenemos el reconocimiento que deberíamos tener", sostuvo.

Agustín López: "El arbitraje es una profesión algo ingrata"

El fútbol argentino, el más complicado

López sostiene que el árbitro que se destaca en el fútbol argentino puede dirigir en cualquier lado dado lo difícil que es ser arbitro en nuestro país. "El fútbol argentino permite muchos reclamos porque las sanciones disciplinarias son distintas a las de Europa, allá son mas estrictos entonces se cuidan. Vos ves un clásico de Europa, el arbitro pita un penal y nadie reclama nada, acá en Argentina y los tenes a los 11 jugadores  amontonados. No tendría porqué ser así, por eso los árbitros argentinos se destacan en partidos internacionales, como Pitana", señaló.

"El árbitro argentino puede dirigir en cualquier lado, por el fútbol competitivo y el roce que hay acá, tenes que tener mucho trato con los jugadores, no tendría que ser así pero eso se ve. Tenés que hablar mucho", dijo López.