Javier Cassineri transita el primer año –son dos- de su cuarto mandato al frente de la Sociedad Rural de San Francisco y asegura que la exposición del 2020, cuando la entidad cumpla cien años de vida, será la última que organizará como presidente.

Mientras tanto, se mueve por el predio entre maquinarias agrícolas y trabajadores que arman los stands para lo que será la 87° edición de la Exposición Rural denominada "San Francisco Expone", que se realizará desde el viernes 4 al domingo 6 de octubre en el predio de avenida Cervantes.

- ¿Cómo afrontan esta nueva muestra en la ciudad?

Veníamos de un año bueno, con el productor agropecuario con rentabilidad en todo tipo de actividad, pero después de las PASO hubo un cimbronazo a nivel país y el sector agropecuario no fue ajeno a ello. Al margen de los porcentajes de la elección, me refieron a lo que se produjo luego con la incertidumbre, las especulaciones en distintos productos, donde el campo día a día debe trabajar y abastecerse de ciertos productos y la verdad que en muchos de los casos no encontramos con que no había disponibilidad o ciertas cosas que nos hicieron temblar un poco y dejar de ser eficientes como veníamos siéndolo. Todo se agravó con la volatilidad del dólar, la incertidumbre que es un semáforo amarillo porque queremos avanzar y no podemos.

- Pese a todo y según los números hubo una buena respuesta de los expositores.

Lo positivo de esta exposición es que la empezamos a trabajar con mucha anticipación compromiso y responsabilidad. Subimos muy poco el costo de los stands, entre un 15 y 18 por ciento cuando a nivel país se supera el 30. Eso el expositor lo vio de buena forma, porque entienden que la entidad pone lo suyo para poder lograr la exposición, entiende el momento y le agradecemos a los fieles expositores de la ciudad, de la región y de distintas provincias que nos acompañan. Queremos seguir manteniendo la muestra con el nivel de los últimos años.

- ¿Por dónde girarán los discursos o cuál es el mensaje que van a querer dejar?

Los discursos girarán en cuanto a la entidad y al momento del productor, a fomentar la cultura del trabajo, a seguir por la misma línea, que nos dejen un margen de rentabilidad para seguir haciendo cosas para este país. Siempre al campo se lo toca en las medidas extremas y nosotros siempre estamos, pero queremos poder mediar en el tema de la rentabilidad.

- ¿Por qué cree necesario continuar con esta muestra? ¿Es una cuestión de tradición?

Para nosotros es importante mantener la tradición, por lo menos en mi presidencia lo es. El próximo año cumple cien años la entidad, una de las más importantes de San Francisco. Pero queremos mantenerla como una diversión, un atractivo para la ciudad, pese a lo tradicional del evento, y poder mostrar la interacción entre el campo y la ciudad. Ofrecerles a los vecinos distintos tipos de cosas: maquinaria, comercio, ganadería, espectáculos y que mejor que en un predio como este y poder mostrarlo en esta exposición.

- Respecto a la cuestión política, el dirigente social Juan Grabois habló hace unos días de la necesidad de una reforma agraria, con la expropiación de 50 mil parcelas de tierra. ¿cómo toma esa declaración?

La verdad que entendemos que fueron declaraciones desafortunadas, que nos preocupan y nos ponen en alerta. Nosotros solemos ser más francos y fomentar el diálogo. Sus declaraciones fueron preocupantes y de darse esta situación no le hará nada bien al país.

- ¿Cómo toma el hombre de campo, gran productor de alimentos, que la pobreza haya crecido de manera exponencial en los últimos años?

Nos genera desconcierto no saber dónde va la plata o qué se hace con lo que el campo produce. Es la pregunta que se hacen los productores de distinta índole, de leche, frutas, y granos. Saber qué pasa con lo que este país genera y preguntarse por qué hay tanto déficit alimenticio, por qué mucha gente no tiene qué poner en la mesa; dónde va o cómo se distribuye todo lo que el campo produce. Nos sorprende, pero negativamente.