Contra el coronavirus: fabrican barbijos y los reparten a los vecinos que necesitan

Local 26 de marzo de 2020
Se trata de un grupo de vecinos de barrio Parque que de manera desinteresada se reúnen en un vivienda para producirlos y repartirlos a los que más necesitan, sobre todo adultos mayores. En poco menos de una semana de producción ya entregaron más de 500.
IMG_5356
En una vivienda de calle San Francisco de Asís se juntaron varios corazones solidarios.

Rubén Cabera con parte de su familia y unos vecinos, aprovecharon la cuarentena obligatoria por el coronavirus  para unirse con un fin solidario: fabricar barbijos para ser entregados a los vecinos que los necesiten. Comenzaron a entregarlos en su sector más cercano, en pleno de barrio Parque, sin embargo, la noticia se esparció rápidamente y les llegaron pedidos de San Cayetano, Frontera, Acapulco y hasta personas del centro. Ya llevan entregados unos 500 barbijos hechos de corazón.  

Con recursos propios y sin pedir nada a nadie, estos vecinos decidieron diseñar, coser y armar barbijos desde sus hogares, para luego entregarlos a personas mayores y a otros que lo necesiten para trabajar y no puedan comprar uno. Sobre todo, teniendo en cuenta que se encuentran en falta y los que se consiguen, aumentaron exponencialmente.

IMG_5343

“Todo empezó cuando se decretó la cuarentena. Estábamos charlando en familia, preocupados por toda esta situación y pensamos en hacer algo para ayudar al barrio, para la gente que no tiene y no puede comprar un barbijo. Dijimos de hacer algunos para repartir en el barrio, para dar una mano”, cuenta Rubén.  

Con algo de dinero, una máquina de coser y la gran voluntad de algunos vecinos comenzaron con este gesto solidario. Así durante el día, se pasan largas horas maquetando los barbijos, cortando las telas, cosiendo y luego esterilizándolos.

Algunas personas incluso, se llegan hasta la vivienda de Rubén para pedir sus barbijos y luego pasan a retirarlos. Sino el hombre, sale en su moto a repartirlos a distintos puntos de la ciudad.  “Muchos se contactan a través de Facebook o por mensajes, somos pocos y no podemos llevarles a todos, le pedimos a la gente que nos entienda que esto lo hacemos de corazón”, expresa el hombre.  

Contribuir a la prevención

“Queremos contribuir a la prevención”, asegura Miriam Almada, una de las encargadas de coser y realizar la esterilización de los barbijos.

Luego, la mujer contó cómo es parte del proceso de armado de los barbijos: “Tenemos la tela que esterilizamos en lavandina y un buen enjuague, lo dejamos secar y de damos un golpecito de horno para matar cualquier bacteria. Luego lo repartimos en una bolsa de friselina que también está esterilizada y utilizamos guantes al entregarlos”.

Rubén asegura que pasan gran parte del día haciendo barbijos para los vecinos: “Estamos hasta que nos da el cuerpo, hemos llegado a quedarnos hasta la madrugada y mientras tengamos materiales vamos a seguir haciendo. Acá no perseguimos nada, nos interesa poder ayudar a los que necesitan, sobre todo a los mayores y si alguien quiere ayudar, bienvenido sea”.

Para continuar con esta gran acción la familia de Rubén y amigos piden a la comunidad la donación de friselina, elástico e hilo. “Y sino, seguiremos hasta que entreguemos el último”, sostiene el vecino emocionado.

IMG_5350

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar