Increíble: dio positivo por coronavirus e intentó escaparse del hospital en Jesús María

Policiales 24 de marzo de 2020
Se trata de un hombre de 63 años, que además tenía denuncias de vecinos porque llegó de Europa, fue al supermercado y pidió servicios de jardinería y mantenimiento de pileta. Tres policías tuvieron que ser aislados.
hospital-2
Hospital de Jesús María. - Foto: Radio Jesús María.

Después de confirmarse como positivo para coronavirus y convertirse así en el primer caso en Sierras Chicas, el ex funcionario judicial oriundo de Rafaela (Santa Fe) que viajó a realizar la cuarentena a Villa Cerro Azul intentó escapar del hospital de Jesús María, donde se encuentra aislado. Como si fuera poco, vecinos lo habían denunciado porque regresó de Europa y había salido al supermercado, además de solicitar servicios de jardinería y mantenimiento de piletas, informaron desde el Ministerio Público Fiscal (MPF).

Se trata de Eduardo Eberhardt, de 63 años "Volvió de un viaje que incluyó Barcelona, Sofía, Buscarest y Estambul. Eberhardt decidió instalarse en su casa de Cerro Azul, en Córdoba, pero de acuerdo a denuncias de vecinos de ese poblado y de Agua de Oro, habría salido a realizar compras al supermercado, y solicitado servicios de jardinería y de piletero", consignó el MPF.

"Encontrándose solo en su vivienda registró 38.5 de temperatura y pidió asistencia, la que fue brindada por los servicios sanitarios. El mismo fue internado en el Hospital Vicente Agüero y registró diagnóstico positivo", agregaron desde el Ministerio.

Las autoridades sanitarias dispusieron el aislamiento de tres funcionarios policiales y tres personas más de la zona que pudieron tener contacto con él.

Internado se quiso escapar

Lo increíble es que el hombre, una vez internado y con diagnóstico positivo, intentó escaparse del Hospital Vicente Agüero, en Jesús María, según aseguró el director del nosocomio, Ricardo Zoldano: “Quería romper el aislamiento y estaba decidido a salir”, dijo a La Voz del Interior.

Zoldano relató que el hombre pedía “comodidades extras” como el cargador para su iPhone porque no se podía comunicar con su familia. Una vez que lograron solucionar el inconveniente se pudo comunicar. 

Pero las exigencias del paciente no se detuvieron, según relató el profesional médico, respecto a la comida y al agua. “Se lo intentó de disuadir de su actitud. Varias veces le explicamos que es un aislamiento sanitario obligatorio y que con su decisión estaba poniendo en riesgo a todo el personal sanitario. Y que este lugar no es un hotel y nosotros no somos camareros”, dijo Zoldano. 

El director del hospital aseguró que solo lograron convencerlo cuando le informaron que habían dado participación a la Justicia. 

“La Fiscalía de Jesús María nos dijo que les avisemos en caso de que no quiera desistir de su actitud y allí tomará otra medida. Incluso el traslado hacía un hospital con mayor seguridad como el Rawson de Córdoba”, aseguró el director. 

Desde entonces, el paciente comenzó a colaborar, afirmó Zoldano. Y señaló que evoluciona bien. “Clínicamente esta mejor. Pero no cumple las pautas para el alta. Menos con estas condiciones”. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar