Aprender a cocinar, pero también a ahorrar y promocionarse

Buen Comer 21 de marzo de 2020
Panadería y Pastelería son dos de las propuestas que se ofrecen en el Ceder. Además de la preparación gastronómica, los cursos brindan conocimientos sobre cálculo de costos y publicidad.
esta es virginia scarafia - pasteleria
Virginia Scarafía, a cargo del taller.

Desde abril, en principio porque depende de la continuidad de las medidas preventivas por el coronavirus, darán comienzo en el Centro de Desarrollo Regional (Ceder), dependiente de la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo de la Provincia de Córdoba, cursos de panadería y pastelería. En San Francisco, estos talleres están a cargo de Virginia Scarafía.

Se trata de espacios de capacitación que buscan una rápida inserción laboral en sus asistentes aunque también hay quienes prefieren aprender no para trabajar, sino para abastecer el consumo familiar.

Pero los cursos van más allá de aprender a cocinar. Así, por ejemplo, quienes forman parte de ambas propuestas también aprenden sobre higiene y seguridad en el trabajo, no solo para que puedan mantener un espacio pulcro sino también para que puedan disminuir las probabilidades de sufrir accidentes. Incluso, recientemente se anexaron conocimientos relacionados a la economía, para que los participantes puedan realizar cálculos de costos, entre otras cosas, y de diseño, para que puedan crear sus propias tarjetas personales y publicitar el trabajo.

Qué se aprende

Scarafía contó que los contenidos son variados y son tanto teóricos como prácticos. “Panadería va desde pan casero, panes enriquecidos con leche, con huevo, panes de panchos, una variedad importante. Y en la parte dulce, con levaduras, tartas, roscas de Pascua, pan dulce, facturas, pan de leche. Hacemos la masa básica del hojaldre que se puede llevar a lo salado con bocaditos o a lo dulce con facturas, tarteletas. Son masas adaptables”, aseguró la docente.

Y agregó: “En pastelería nos abocamos más a los postres. Vemos hojaldres y levaduras, sobre todo por los panes dulces y las roscas de Pascua, y también metemos tartas, lemon pie, tartas Cabsha, frutales, tortas para cumpleaños, tipo selva negra o el chajá, además del tiramisú. Trabajamos la gelatina, no es lo mismo la de frutilla que la sin sabor que tiene sus pasos, entonces aprendemos a trabajar eso de forma correcta”.

La docente destacó que lo que realizan no tiene conservantes ni aditivos. “Es uno quien trabaja todo, desde el inicio del pan hasta que está cocido y sale a la calle. Hay que valorar que lo pueden hacer tanto para vender como para sus familias sabiendo que es completamente natural”, resaltó.

Los cursos son gratuitos y en el lugar se brindan todos los insumos y herramientas necesarios. “Tenemos la cocina completamente equipada, todos los años nos tratan de proveer insumos extras. Los materiales vienen desde la Provincia, nos pasan un presupuesto y de ahí compramos las cosas que se van a usar para trabajar como la harina, manteca, huevos. El alumno no tiene que llevar nada y prueba todo lo que hace”, afirmó Scarafía.

Contacto

Por consultas, los interesados se pueden comunicar al teléfono (03564) 443771 o llegarse a Belgrano 2158 de abril en adelante, teniendo en cuenta el asueto administrativo que rige para la provincia.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar