Más de 300 alumnos del Ipet 50 serán beneficiados con una beca para un proyecto tecnológico

Educación 02 de enero de 2020
Pertenecen al Ipet 50 y fueron becados por la Fundación Losano. “Es un elemento pedagógico de mucho valor para nosotros”, reconoció el director de la escuela.
cansat
Un CanSat es un aparato del tamaño y peso de una lata de gaseosa cuya misión es recoger datos.

Un proyecto presentado desde el Ipet 50 “Emilio F. Olmos” fue becado por la Fundación Nicolás Losano para impulsar el desarrollo de la iniciativa “CanSat”, una propuesta educativa transversal en la que confluyen el aprendizaje de la física, la química y la matemática. En principio beneficiará a más de 300 estudiantes.

Un CanSat es un aparato del tamaño y peso de una lata de gaseosa cuya misión es recoger datos. Su principal función es la enseñanza de tecnologías aeroespaciales en escuelas y universidades.

“El proyecto CanSat es una mezcla de palabras: Can, del inglés lata; y Sat, de satélite. Es un trabajo que se viene haciendo en otras partes del mundo y  consiste en desarrollar micro satélites no orbitales, es decir que suben, se largan, caen a tierra y se recuperan”, explicó Jorge Tomé Seif, director del Ipet 50.

Tomé Seif detalló además: “Ese microsatélite, aparte de una pequeña batería, puede llevar a bordo una microcámara y sensores para medir temperatura, presión, altura, radiación UV. Es decir, cada vez que se lanza uno de esos dispositivos, se le puede asignar una misión, qué se va a hacer con él, qué mediciones. Y una vez que se lanzó el aparato realiza mediciones, las guarda en la memoria y a la vez las tramite a tierra con microtransmisores. Y en tierra están los estudiantes que reciben las señales, las computadoras las grafican y se produce la interpretación  de datos para una final redacción de un informe técnico de lo que realizaron los estudiantes”.

El proyecto, aseguraron desde la escuela, es un “pretexto” para aumentar el interés de los estudiantes y mejorar los conocimientos de matemática, física y tecnología, entre otras áreas. “Es un elemento pedagógico de mucho valor para nosotros”, reconoció el director.

En esto, Tomé Seif agradeció el apoyo de UTN San Francisco que facilitó los diseños de los microsatélites, el aporte económico de un egresado de la escuela que vive actualmente en Alemania con el que se pudieron construir dos satélites, y a Fundación Losano por la beca.

La beca

El director del establecimiento subrayó la importancia de la beca, que les permitirá adquirir un dron con el podrán realizar un “vuelo controlado” del microsatélite, a la vez que les facilitará la posibilidad de capacitarse en Magdalena, provincia de Buenos Aires, en el tema.

La capacitación se realizará en la Escuela Secundaria de Educación Técnica Nº 1 de Magdalena, provincia de Buenos Aires. Viajará un contingente nuestro para poder recibir la capacitación que en realidad no se termina en un día. Es un proyecto a largo plazo. Para poder construir uno de esos pequeños cohetes se necesita una trayectoria importante. Y esa primera visita que nos facilita la Fundación Losano es el punto de partida de una relación a largo plazo”, agregó Tomé Seif.

Más de 300 alumnos beneficiados

Con la beca se verán beneficiados, en un principio, unos 300 estudiantes. “La idea es generar el entusiasmo por la rama técnica en chicos de tercer año en adelante, ya allí en el caso nuestro en tercer año nomás tenemos 120 chicos. De ahí para arriba”, dijo el director.

Y finalizó: “Otro punto importante es lograr que los alumnos de cuarto y quinto año mejoren sus conocimientos en matemática y física. Allí tenemos fácil otros 200 alumnos. Entonces involucra a mucha cantidad de chicos y por supuesto una cantidad muy importante de profesores. Estamos muy contentos y muy agradecidos”.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar