“Estamos delineando una política de persecución penal para obtener resultados”, dijo el fiscal de Frontera

Local 20 de octubre de 2019
Desde el 9 de octubre, Nicolás Stegmayer se encuentra cumpliendo su nueva tarea como fiscal adjunto de la vecina ciudad. Admitió que la intención es estar “cerca de las víctimas” aunque todavía no cuenta con espacio físico para ello.
multimedia.normal.87ba88b59d8f9280.6a7572615f6e6f726d616c2e6a706567
Stegmayer (segundo de izq. a der) en su juramento.

Nicolás Guillermo Stegmayer es el flamante fiscal adjunto de la ciudad de Frontera, que ya trabaja en la investigación y resolución de los delitos de la vecina localidad. Si bien confirmó que el funcionamiento de la fiscalía será gradual, ya participó de algunas audiencias y logró una condena en un juicio abreviado por un ilícito.

Desde el 9 de octubre, día de su juramento, la nueva fiscalía entró en funciones y si bien todavía no cuenta con espacio físico, la intención es “estar cerca de las víctimas”.

¿Cómo funcionará la primer fiscalía de Frontera’

Obviamente la puesta en funcionamiento va a ser gradual, no quiere decir que de un día para el otro todos los delitos de Frontera se incumban en una sola persona. En este momento estamos atravesando un período de articulación de criterios de coordinación, con otras entidades y la propia Fiscalía Regional. Vale aclarar que las fiscalías no se tratan de compartimentos estancos sino que están dirigidas por la política criminal de la Fiscalía Regional y en ese sentido hay que afinar algunos criterios antes de tomar decisiones fuertes.

¿Se va a radicar en la ciudad?

Nosotros formulados dos necesidades fundamentales: la primera es estar cerca de las víctimas, como política institucional vamos a actuar en consecuencia y no lo vamos a postergar. El fiscal va a estar en Frontera atendiendo y va a estar cerca de las víctimas. Por otro lado, necesitamos un ámbito propio para el desarrollo de la fiscalía, es decir la fiscalía no puede estar en un ámbito cedido por el poder ejecutivo, porque hay un evidente conflicto de intereses, por algo hay división de poderes, no podemos tener una dependencia cedida por el gobierno. Para el desarrollo de la actividad de un fiscal se necesitan recursos de tipo humano y materiales, y un ámbito físico propicio para el trabajo de la fiscalía. Eso hace que por hoy se nos complique estar en Frontera con una oficina, para ello necesitamos adaptar cierta cantidad de recursos, en ese sentido me consta que la Fiscalía Regional está haciendo las gestiones pertinentes para que se pueda habilitar un lugar específico.

¿En el mientras tanto cómo funcionaría la fiscalía?

Vamos a estar desarrollando visitas periódicas, hoy en día se está ocupando el espacio del centro territorial de denuncias para tomar entrevistas y realizar algunas tareas, lo que no podemos hacer es instalarnos ahí. Vamos a tener presencia en Frontera sin olvidar, que el nuevo proceso santafesino se desarrolla cabalmente en audiencias, es decir el fiscal desarrolla su tarea en audiencias, donde se imputa los hechos a la persona, donde se preparan los juicios. Esa sala de audiencias no depende del Ministerio Público de Acusación y está en Rafaela, también tenemos que evaluar esa situación, el desarrollo de la tarea normal de un fiscal se lleva adelante en una sala de audiencias que hoy no hay en Frontera. Vamos a tener presencia pero es difícil ejercer la tarea íntegramente desde Frontera, por la cantidad de recursos que se necesitan.

frontera

¿Qué sabe de la realidad en Frontera?

Primero tengo que decir que el concurso que me terminó designando como fiscal de Frontera llevó más de un año, durante ese período hubo muchas instancias y en cada una de ellas tuve que rendir cuentas del conocimiento que tenía respecto de la circunstancia del fenómeno delictual en la ciudad y alrededores. Claro que estamos al tanto de sus particularidades político-geográficas específicas como es la situación de la división interprovincial con San Francisco y las demás razones que llevó a que justamente el poder político haya entendido que la ciudad de Frontera requería de un fiscal propio. Es por eso que estamos tratando de delinear una política de persecución penal inteligente y planeada para obtener resultados.

¿Es un desafío en su carrera?

Claro que sí, de hecho sabemos de las expectativas que se generaron tras la designación de un fiscal y estamos a la orden para enfrentar ese desafío, con la voluntad de obtener los mejores resultados. Debemos reforzarla con prevención activa por parte de otras fuerzas del Estado.

¿Pudo dialogar con la intendenta de Frontera?

Hasta el momento no he tenido contacto no con Civalero ni con ninguno de sus representantes. Lo que sí sé es que la fiscalía general está en constante contacto con las autoridades de Frontera. De hecho a mí me parece sano que no haya una relación tan cercana entre el poder Ejectivo y el judicial, en un sentido republicano es mejor mantener las cosas separadas. Por su puesto que trabajamos en conjunto, con la gente de Frontera, la Policía Federal, de la provincia de Santa Fe y de Córdoba, pero las relaciones las maneja la Fiscalía Regional.

En San Francisco hay un Consejo Regional de Seguridad, ¿tiene pensado participar?

Estamos al tanto de la existencia del Consejo y seguramente vamos a tener presencia activa o con algún representante para estar al tanto de lo que sucede.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar