La pampa gringa, semillero del fútbol nacional

Deportes 30 de mayo de 2019 Por
Los clubes de Primera División ven en nuestra zona un lugar prospero para el reclutamiento de jóvenes jugadores de fútbol. El contexto social y la formación deportiva en competencia hacen de nuestra región un lugar ideal para encontrar futuros cracks.
fobal

Argentina se transformó en los últimos años en uno de los principales exportadores de jugadores a la elite del fútbol mundial y en el doméstico los clubes deben salir a buscar esos cracks a una temprana edad.

La formación puntual de estos jugadores inicia junto a la adolescencia, a esa edad los jóvenes son captados e invitados a atravesar el proceso y el camino, en el cual muchos se quedan, para llegar a ser profesionales.

En ese marco, San Francisco y la región se transformó en los últimos años en un lugar muy atractivo para reclutar estos jóvenes. El contexto social y la formación deportiva en competencia hacen de nuestra región el sitio ideal para encontrar potenciales jugadores que puedan llegar a la Primera División.

“La condición primaria es que sepa jugar al fútbol”

“Nosotros siempre tenemos gente que nos datea, visores, reclutadores de la zona que siempre los tenemos ocultos viendo jugadores y apuntando algunos datos que nos pueden interesar. Tenemos en San Francisco, Morteros, Suardi, San Guillermo y también para el lado del Río Cuarto”, indicó Daniel Primo, gerente deportivo de Club Atlético Belgrano de Córdoba.

“La particularidad que vemos de los jugadores de esa zona es que son pibes bien alimentados, vienen de familias trabajadoras, es muy buena zona intelectualmente y están bien formados. Aunque uno trata de buscar a esa edad temprana principalmente que sean buenos futbolistas y si tiene una buena estructura física mejor”, precisó y añadió: “Nos fijamos en un montón de cosas cuando elegimos futbolistas más allá de que la condición primaria es que sepa jugar al futbol”.

Primo explicó que observan la parte técnica y táctica del jugador y también su velocidad: “Buscamos que sean aptos, rápidos físicamente. A esa edad fundamentalmente vemos esas cosas técnicas y tácticas, la resolución de problemas en el partido, ya sea en un 7 vs 7, baby o un 11 vs 11”, destacó.

El desarraigo

El ex jugador y técnico de Sportivo Belgrano, se refirió al desarraigo del jugador y lo calificó como un problema: “En la pensión de Belgrano tenemos chicos a partir de la novena de AFA, es decir desde los 14 años. El área psicosocial que tenemos no nos permite poner jugadores menores a esa edad porque el desarraigo se siente y es complicado. Los chicos se terminan volviendo, salvo excepciones, porque necesitan un cuidado distinto. Un chico de 11 o 12 años que llega a una pensión no es lo mismo que uno de 14 o 15, respetamos mucho eso”, explicó.

“En Belgrano siempre tuvimos esa manera de manejarnos, hay clubes que lo hacen de una manera diferente… Generalmente con las familias que hablamos entienden que a esa edad llevar un pibe de 11 años de Morteros, Freyre, Porteña o San Francisco a una pensión va tener problemas en este sentido porque el trayecto para ser jugadores de fútbol es muy largo. River, Boca o Argentinos Juniors son seductores, porque  tienen pensiones para esas edades. Pero en esta zona tienen a Córdoba con clubes de la misma estructura, con la misma capacidad de laburo que pueden tener los mejores clubes de Buenos Aires y lo tienen a dos horas de viaje”, señaló.

“El baby en San Francisco está por el camino correcto”

Primo también se refirió al Baby Fútbol en nuestra ciudad: “Me parece que el baby está bien. Están bien orientados en el tema técnico-táctico, que puedan tocar mucho la pelota, que puedan resolver problemas. Yo no me apuraría porque el futbolista todavía tiene mucho tiempo para seguir evolucionando en cancha grande, los años me han dicho que mientras los chicos puedan tocar mucho la pelota, tomar decisiones a edad temprana tiene muchas posibilidades de seguir creciendo y evolucionando. El baby en San Francisco esta por el camino correcto”, destacó.

“Hay varios clubes que están metidos de lleno en la zona”

Leonardo Luque fue coordinador de inferiores en Antártida Argentina y captador de Proyecto Crecer. Luque indicó que actualmente son muchos los clubes que tienen la mira puesta en esta zona y que esta situación no era así hace unos años atrás.

“Hace unos años venían pocos equipos, era a cuenta gotas. Hoy Unión está de lleno acá, Talleres viene al Nacional a competir y a ver los jugadores. Se está metiendo River, estaba Vélez y Talleres, ahora hay contactos con Independiente. Está Girondins de Bordeaux en Proyecto Crecer. Ahora hay mucho más que antes, y cuando yo tenía edad de baby el único que venía era Newells, hoy viene hasta Lanús”, explicó.

“A mí esto me vino de rebote, empecé por “Plumero” Beldoménico, para colaborar con Antártida, para repuntar las inferiores y después me fue gustando cada vez más y me pude capacitar. Me gusta el nivel que hay en San Francisco. Voy a ver AFA y PreAFA cuando puedo, comparo el nivel, para mi hay un muy buen nivel en San Francisco pero es muy difícil cerrar todo para que el pibe se vaya y juegue, no hay que olvidarse que son chicos también. Es lindo porque uno se relaciona con gente del futbol y siempre se aprende, no soy un fenómeno porque hay gente mucho más capaz que yo. Pero no estoy tan lejos de lo que ven los que trabajan en clubes grandes “, destacó Luque, quien aclaró que lo hace de manera anónima “para darles una oportunidad a los chicos”.

¿Qué preguntan?

Luque señaló que más allá de lo deportivo, desde los clubes preguntan si el chico tiene las cuatro comidas, si son respetuosos, estudian, cómo es el comportamiento, cómo viven y demás, mas allá de que si después el chico les interesa lo acomodan en ese sentido. Cuando el jugador es distinto se lo llevan, después si hay más problemas, si es conflictivo o no quiere estudiar no queda”, contó.

“Lo importante también es saber si quieren ser jugadores de futbol, a veces se pegan la vuelta porque no quieren comprometerse a estudiar o a tener ese comportamiento”, precisó.

Al ser consultado por la edad buscada, Luque contó: “La edad depende de los clubes, hay algunos que tienen la estructura para llevarse chicos más chicos y otros como Belgrano que no, a Primo le parece una locura llevarse chicos de 11 o 12 años. Pero hay clubes como River que se los llevan igual, por ejemplo ahora están siguiendo a un chico 2011 de acá. Hay clubes y clubes”, indicó.

“Hay muchos casos como Federico Navarro en Talleres, Facundo Vallejos (2005) en Lanús, Facundo González (2006) en River, Román Carabolante (2007) en Lanús, Rodrigo Pittavino en Atlético Rafaela, Mateo Brunetti en Talleres, Uriel Córdoba (2005) en Talleres 2005. Hay un montón de chicos y de buen nivel”, indicó Luque.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar