Murió Graciela Magario, un símbolo de la solidaridad

Local 29/04/2019
Fue la impulsora de la "campaña de la leche", una movida solidaria que fue creciendo y que ayudó a numerosas familias de la ciudad y de la región. También fundó un merendero. Su enfermedad la había alejado de la escena pública pero su hija y su nieta continuaron su legado.
graciela
Graciela Magario, su entrega quedará como un ejemplo.

Este lunes poco antes de las 21 falleció Graciela Magario de Benedetto, un símbolo de la solidaridad en San Francisco y la región, a causa de una enfermedad, informaron allegados a la familia. Tenía 56 años.

Magario fue la impulsora de la "campaña de la leche", una iniciativa solidaria que nació hace ocho años y que fue creciendo con el paso del tiempo y la suma de voluntades. Pero no quedó ahí. Su grandeza hizo que fundara “Ayudando a crecer”, un merendero en barrio Roque Sáenz Peña.

Por su lucha por los más necesitados, en 2010 fue reconocida como la "Mujer del Año" en la ciudad de San Francisco por el Consejo Municipal de la Mujer.

El sepelio será en Romero Hnos (Iturraspe 1844).

Marcelo Valverde, referente de Red Solidaria en San Francisco, la recordó como "una mujer como pocas". 

"La conocí hace muchos años y siempre sentí admiración por lo que hacía. Para ella su prioridad era que a los chicos no les falte un vaso de leche. Dejaba la familia, dejaba los fines de semana, dejaba lo que sea por eso. Y si tenía que ir a buscarla y llevarla hasta el lugar más recóndito de la ciudad o de Frontera, lo hacía", contó Valverde.

La campaña de la leche

La "campaña de la leche" que impulsó Magario nació hace ocho años con el objetivo de repartir leche y otros alimentos entre familias carenciadas e instituciones de bien público tomando la idea de una movida similar que se realiza en Córdoba, había contado ella misma en una entrevista para El Periódico en junio de 2017.

La primera campaña se había convocado por internet y se había realizado en la plaza de barrio 9 de Septiembre. En aquella oportunidad se habían recaudado 1200 litros de leche, una cifra que no pudo volver a alcanzarse sino varios años después, cuando la campaña se asentó en la ciudad. Prueba de ello fue que la misma movida solidaria comenzó a tener su fiesta, siempre en el mes de junio, siempre con fines benéficos.

9f095eb5-b4e1-46e7-9ed8-f91396d76855Abre un nuevo merendero en la ciudad, ahora en "las 800"
Graciela MagarioSiguiendo el legado de Graciela
magarioLa campaña de la leche cumple siete años

La nota que El Periódico le hizo el 6 de junio de 2017:

La campaña de la leche que lleva adelante Graciela Magario cumple siete años este martes.

La movida, que reparte leche y otros alimentos entre familias carenciadas e instituciones de bien público, surgió de una idea similar que se realiza en Córdoba. “Primero, pensé que en San Francisco hacía falta, y después del primer frío me di cuenta de que había gente que podía necesitar, como sucede con las familias que viven en los vagones del ferrocarril”, contó Magario.

Para la mujer no hace falta ir tan lejos para ayudar. “A la vuelta de tu casa puede haber alguien que necesite”, aseguró, y contó que cuando se le ocurrió comenzar con la movida mucha gente se le opuso. “Tampoco era fácil”, afirmó.

“Yo me crié en el campo, comida nunca me faltó, pero sí sé lo que es el frío, la chapa de zinc. Me acordé de la gente de los ferrocarriles, de toda la gente humilde, esta era una forma de poder ayudar. Tampoco sabía cómo me iba a ir”, agregó Graciela. 

Primera campaña  

La primera campaña se convocó por internet. Se hizo en la plaza de barrio 9 de Septiembre, y en la oportunidad se recaudaron 1200 litros de leche.  

Sin embargo, con el correr de los años, ese número nunca pudo volver a alcanzarse, salvo el año pasado. 

Graciela recordó que el año en que menos leche se juntó fue, paradójicamente, el año en que resultó elegida como “Mujer del Año”, precisamente por su iniciativa solidaria. “Juntamos 200 litros, el viernes salí elegida ‘mujer del año’ y el domingo era la campaña. Fue un honor haber sido elegida, pero por ahí en vez de tanta estatuilla y flores, si me hubiesen dado leche hubiese sido mejor”, se sinceró. 

Acopio 

Antes, lo recolectado se guardaba en una edificación que hoy fue usurpada. Hoy, el acopio de leche se realiza en la vivienda de Graciela, lo que la obliga a dejar el auto, con el que reparte las donaciones, a la intemperie. “Ahora tengo todo en mi casa. El auto, afuera, haya sol, lluvia o caigan piedras”, resumió. 

También frazadas 

Desde este lunes, Graciela, junto a un enorme grupo de colaboradores, comenzó a repartir infusiones calientes y frazadas. “Vamos a ver a los ‘invisibles’, a dar una vuelta por la ciudad, ver dónde están y llevarles algo caliente y frazadas. La gente te pide y no porque quiere, hay algunos que lo hacen hasta con vergüenza”, había revelado días atrás. 

Evento 

El aniversario de la Campaña de la Leche se festejará el domingo 18 de junio en el salón de Bomberos Voluntarios.  

Actuarán TrinidadRubén “Culi” TabordaKosa de LocosLos 7 EscalonesK-lle-tanoLa Popular de San Francisco, el coro de niños cantores “Pan con Leche”Valeria Tarquinio y las academias de baile Patux y Kandela. 

Habrá sorteos para los padres en su día. También, mesas y sillas, y servicio de cantina. 

Se puede colaborar con donaciones de chorizos, hamburguesas, tortas, entre otros alimentos, que serán vendidos para recaudar dinero que se utilizará para comprar leches especiales. El contacto es la FanPage “Ayudando A Crecer. Pedir Poco Es Dar Mucho”. 

La entrada es un litro de leche o una caja de leche en polvo. 


La nota que El Periódico le hizo en agosto de 2017:

El lunes 14 de agosto inaugurará, en Gerónimo del Barco (N) 3075, un nuevo merendero, a partir de una iniciativa de la asociación civil “Ayudando a crecer”. En el lugar, próximo a la Capilla Santa Teresita del Niño Jesús, se recibirá a grandes y chicos, cada lunes de 17 a 19.15.

Graciela Magario, una de las impulsoras de la iniciativa, contó que se decidió abrir a  partir de la necesidad que detectaron en el sector. “Se decidió abrir comedores en La Milka, San Cayetano, barrio Parque y de ese lado de la ciudad es como que no hay nada y también hay necesidades”, fundamentó.

Más que la merienda

Magario, que aclaró que se recibirá tanto a chicos como a grandes, explicó que “a lo que uno apunta es, aparte de darle el vaso de leche sin ver si el chico lo necesita o no, darle contención, apoyo escolar, ofrecerles atención con psicopedagogas, psicólogas, hablar con sus padres para ver si quieren hacer alguna capacitación en oficios. La idea es esa, más que la leche. Hacerles el seguimiento de las vacunas, brindar charlas con nutricionistas para educarlos sobre cómo comer. Está pensado como un espacio para contenerlos y educarlos”.

Voluntarios

Respeto a la cantidad de voluntarios que trabajarán, Magario detalló que trabajarán todos los que forman parte de la asociación civil “Ayudando a Crecer”. “Gonzalo Giuliano Albo fue el portador de la idea. También está mi hija, mi nieta, un grupo de amigos, gente que todos los días se suma, seremos diez, quince, quizás más. Es un equipo bueno. Hay profesionales que ya nos dijeron que sí. Sin pedir ayuda ya hay gente que se ofreció a ayudar”.

Campaña de la leche

Sobre lo que sucederá con la Campaña de la Leche, que Magario impulsa, aseguró que “se pueden hacer las dos cosas. Se tratará de conseguir más leche, pero eso no se toca, se sigue haciendo. Esto era algo que estaba previsto hacer algún día, más como cooperativa que como merendero”.

Próximos proyectos

Al merendero, próximo a abrir, le resta conseguir una heladera y una nueva garrafa, que ya cuenta con una de 10 kilos que es insuficiente.

“Nosotros queríamos que los chicos de las 800 estuvieran, se van a mandar invitaciones a colegios y a las guarderías para que también puedan asistir. La idea era hacerlo en el barrio, hubo unas trabas al principio pero uno nunca bajó los brazos. Y la gente de la capilla respondió muy bien”.

Entre algunos de los proyectos a implementar, a futuro, se encuentra el de incorporar deporte.


La nota que El Periódico le hizo el 18 de noviembre de 2018:

A la hora de brindarse a los demás, no existen recetas; puede ser una acción aislada o un compromiso a largo plazo, que pasa de generación en generación, tal como sucede con el caso de Graciela Magario de Benedetto, que trasmitió sus valores y compromiso a su hija Lorena y ésta a su primogénita, Chiara Sandrone, nieta de la impulsora de la campaña de la leche.   

Hoy Graciela padece una dura enfermedad y son Lorena y Chiara las que se encargan de mantener el legado de “la abuela”. Ellas siguen recolectando leche y dos veces por semana se brindan en el merendero “Ayudando a crecer” de barrio Roque Sáenz Peña. Allí reciben a más de 30 chicos dos veces por semana y, otros días, salen a recolectar alimentos, a llevar comida a las personas en situación de calle y, además, la vivienda de ellas es hogar de guarda.

“Todavía hoy la gente sigue diciendo que Graciela Magario ayuda y yo estoy acá, en casa, tomando mates, recuperándome de esto que me toca. Son ellas las que van y vienen al merendero, haciéndoles la leche a los chicos, salen a llevar ropa. Yo soy el nombre, hace cuatro años que me descubrieron este tumor y las que salen a ayudar son ellas”, cuenta con orgullo Graciela, mientras su hija y su nieta la observan.

La pasión por ayudar se impregnó en las descendientes de Graciela y su legado se mantiene firme.

39261526_10212988547449739_9160711517727883264_n
Chiara y Lorena en el merendero. 



Solidarias

Me gusta poder ayudar-acota Lorena-, es algo que heredé de ella (Graciela), inclusive soy hogar de guarda, me encantan los chicos y poder participar en cuestiones solidarias, y también es un orgullo que Chiara me acompañe y también sienta esa necesitad de brindarse”.

Y desde el comienzo de la campaña de la Leche que inició Graciela hace ocho años ya, Chiara acompañó a la familia en toda acción solidaria.

Cuando empezó la campaña de la leche tenía 6 años y tomé empatía, me contagiaron las ganas de ayudar al otro. Pero también me gusta estudiar lo que hago y las problemáticas que nos tocan vivir. A principio de año hice un trabajo sobre el embarazo adolescente y desde entonces comencé a asistir a Infantia para ayudar en lo que pudiese. Hace poco presenté un trabajo en las jornadas de historia sobre el rol político de las mujeres de nuestra ciudad y es algo que quiero seguir investigando”, relata Chiara.

La joven de apenas 16 años tiene en claro que quiere continuar sus estudios en una carrera que pueda seguir vinculándose con el servicio a la comunidad. “Ella tiene un compromiso social que me llena de orgullo y que además estudia”, dice reconfortada Lorena.

A su vez, los otros dos hijos de Lorena, Nahuel (14) y Francesca (4), también siguen la tradición familiar: asisten a colaborar en el merendero y a la hora de recolectar elementos para los más necesitados.

Una luchadora

Mientras su hija y su nieta continúan su obra, Graciela sigue en pie de lucha contra un tumor que le detectaron hace cuatro años. Prosigue con quimioterapias siempre acompañada por su familia.

“Hay que lucharla, levantarse, ponerle la mejor sonrisa y seguir”, asegura.

IMG_9874

Siguiendo el ejemplo de otras luchadoras

En octubre Chiara participó de las Jornadas de Historia Regional que realizara el Archivo Gráfico y Museo Histórico de San Francisco y la Región con un trabajo sobre el rol de las mujeres locales desde El Tampierazo hasta la actualidad.

La joven expuso su investigación ante un auditorio y su presentación le valió las felicitaciones de los presentes y la invitación del presidente del Archivo, Arturo Bienedell, para continuar ahondando en su trabajo.

De esta experiencia Chiara rescata la importancia de conocer más sobre la historia de San Francisco y de las mujeres locales que mucho han luchado para ganar un espacio en los más variados ámbitos.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar