“La expectativa del juicio es que la condena a los policías sea con prisión efectiva”, dijo Fernando Saire

Policiales 02/06/2021
En diálogo con El Periódico Radio 97.1, el joven damnificado expresó que a esta altura ya no espera que los dos efectivos que lo agredieron tengan un gesto de arrepentimiento. El juicio será el próximo 23 de agosto en Tribunales de San Francisco.
fernando saire (1)
Fernando Saire, joven de San Francisco.

El próximo 23 de agosto, a las 9, comenzará el juicio a los dos policías que agredieron a Fernando Saire (32) hace poco más de dos años dentro de la institución policial. Se trata de Diego Lencina (sargento) y Gerardo Stefani (cabo primero), quienes fueron separados de la fuerza y están imputados por abuso de autoridad y lesiones graves.

El joven damnificado dialogó con El Periódico Radio 97.1 (Lunes a viernes de 17 a 19), y manifestó que en el juicio esperan que modifiquen la imputación a lesiones gravísimas con el fin de que los policías cumplan una condena de prisión efectiva.

Además expresó que tras más de dos años del caso ya no espera un pedido de disculpas ni de los efectivos que lo agredieron como tampoco de los jefes de la fuerza.

“Para nosotros es un alivio que llegue el juicio porque buscamos cerrar si se quiere una etapa muy fea que no se la deseo a nadie. Por otro lado esperamos que se haga justicia, vamos a pedir que cambien la imputación a lesiones gravísimas para que cumplan una condena en la cárcel”, manifestó.

“Esto va a marcar un ante y después en estos casos de abuso policial”, consideró Saire agregando que hace poco tiempo se enteró de otro caso que también sufrió un maltrato por parte “de policías que deberían cuidar a los vecinos y no tratar como basura”. 

El hecho fue el 16 de febrero de 2019. Fernando esa madrugada salió con amigos a divertirse. Fueron a un boliche céntrico para celebrar un cumpleaños. Una vez dentro, reconoce haber sido maltratados de manera violenta y expulsados, motivo por el cual se dirigió a la de la Departamental San Justo a radicar una denuncia. Pero, la peor violencia se desataría dentro de la fuerza en manos de los dos policías ya que el reclamo de los jóvenes no fue tomado como tal. El resto ya se sabe: fue tal la golpiza recibida que le debieron extirpar un testículo luego de que lo llevaran al hospital ya entrada la mañana. Estudios que le realizaron en los días siguientes revelarían que como consecuencia de lo sucedido disminuyó considerablemente su fertilidad. Aunque la vida, más tarde, fue justa y le dio una oportunidad ya que con el correr de los meses pudo formar una familia.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar