“Levantemos las armas de la solidaridad y demos una mano”

Local 23/05/2021 Por Oscar Romero
El humorista “Popo” Giaveno es la cara visible de una campaña para para recaudar fondos para del Hospital Iturraspe y hacer frente a la pandemia de Covid-19. Habló de su labor solidaria, el humor en estos tiempos, los ofrecimientos que recibió para hacer política y el porqué de su negativa.
IMG_9987
“No creí que podía convocar tanta cantidad de colaboraciones", admitió "Popo".

La “campaña de la soja” que lanzó días atrás la Asociación Cooperadora del Hospital Iturraspe con la participación del humorista Norberto “Popo” Giaveno, para recaudar fondos para el nosocomio y hacer frente a la pandemia de Covid-19, es un éxito y continúa.

Parte de ese logro se debe, sin dudas, a la intervención solidaria de uno de los personajes más queridos y reconocidos que tiene el Departamento San Justo, como lo es el humorista Giaveno, que en principio había acercado su colaboración por pedido de las mujeres que integran la cooperadora del Hospital y para “convencer” de colaborar “a los gringos del campo” de la gran región. Para su sorpresa, no solo productores y entidades agropecuarias se sumaron sino un sinnúmero de personas desconocidas e instituciones. 

“Yo no creí que podía convocar esta cantidad de colaboraciones y muchos me llamaron agradeciendo que me metí en esto, porque salir a pedir plata en los tiempos que corren no es fácil”, reconoce Giaveno en una entrevista con El Periódico

Además, a comienzo de la semana, el mismo Giaveno se emocionó junto a las mujeres de la cooperadora del Hospital al recibir la visita y una donación especial por parte de veteranos de la Guerra de Malvinas del departamento San Justo que, tras una colecta interna, recaudaron más de 20 mil pesos para donar a la campaña. “Los quiero tanto a los excombatientes que cada vez que me encuentro con ellos es como si me encontrara con mis hermanos, para mí también Malvinas representa una herida en el alma. La tengo como muy vívida a esa historia y el gesto de los muchachos de todo el departamento me conmovió mucho”, aseguró

- ¿Cómo nace su sentido de pertenencia y de colaboración con el Hospital?

Es algo natural, siempre trato de colaborar. Uno siempre está predispuesto, gracias a la educación que tuve, en ayudar a todas las instituciones en la medida de lo posible y a las personas. En la camioneta tengo una soga atrás y cuando encuentro a un tipo en la cuneta paro y lo arrastro, lo saco y me voy; no pregunto quién es, ni muchas veces saben ni quién soy yo. Es natural en mí hacer esas cosas, porque mi padre cuando íbamos por los caminos de campo con el rastrojero, si encontrábamos a alguien parado, nos deteníamos y se le preguntaba si necesitaba algo, esas costumbres de 40 años atrás desaparecieron un poco y yo no quiero que mueran, porque no somos una isla, somos parte de un cuerpo grande que se llama seres humanos.

- Cuando lanzó la campaña usted dijo que se vio muy sorprendido por la respuesta de la gente, ¿lo asombró su poder de convocatoria?

Sí, muchísimo. No creí que podía convocar esta cantidad de colaboraciones y muchos me llamaron para agradecer que me había metido. Salir a pedir plata en los tiempos que corren no es fácil, nos largamos con la gente de la cooperadora que son unas mujeres divinas, luchadoras, emprendedoras y entonces, cuando ves tantas ganas de tirar del carro como ves en esa comisión todo es posible. También hay gente que me prometió su donación pero nomás que se viene olvidando, pero bueno ya llegarán.

- ¿Algo en especial lo sorprendió?

Sí, me sorprendió por ejemplo un muchacho que me dijo ‘yo voy a poner la plata pero no quiero que digas quién soy’ y donó 160 mil pesos; otro, que no es productor agropecuario, el día después que lancé el pedido aportó 50 mil pesos. La verdad que la grandeza del humano está en muchos corazones, lo que pasa es que la televisión y la radio hablan más de las miserias que de las grandezas y esta es una forma de recuperar grandeza, porque si vivimos protestando del país y no creemos en nosotros mismos que somos los motores que pueden cambiar esto y ya está, la batalla está perdida. Levantemos las armas de la solidaridad y demos una mano.

- ¿Lo han tentado desde la política?

Sí, me invitaron pero no quise. Primero que ya sabemos lo que opina la gente de la mayoría de los políticos y segundo, que tendría que dejar de contar cuentos, dejar el pueblo, la veterinaria y en eso soy un poco egoísta, las dos cosas que hago que son la veterinaria y el humor son como hijos míos y me costaría abandonar eso. Tal vez tendría que darse la posibilidad de hacer algo en política, porque si uno se mete en política y después tenés que levantar la mano y votar lo que te manda el jefe eso no es ser político, es estar sentado al pedo esperando que te digan lo que hacer, y no es lo mío.

- ¿Cómo atravesó la pandemia sin poder hacer humor?

Lo viví sin actuaciones por supuesto, pero como todavía trabajo de veterinario más que nada asesorando, a pesar de que estoy jubilado, eso me permitió vivir el año pasado, cosa que no les pasó a muchos amigos que viven del espectáculo y el parate los reventó. Y me gustaría hacer una reflexión en cuanto al virus: el año pasado tenía una morbilidad, de 100 personas que se enfermaban 80 lo pasaban levemente y el resto tenía problemas e incluso muertes. Pero aparecieron variantes del original y le quiero recomendar a la gente que se cuide muchísimo más, porque es mucho más bravo, agarra a los pibes jóvenes, cosa que antes no ocurría, le pido a los pibes que se cuiden, que cuando haya más gente vacunada y se logre una inmunidad van a poder volver a las juntadas, es cuestión de tiempo pero tienen que entender las cosas.

- ¿Usted cómo se cuida?

Me dieron una sola dosis de vacuna, trato de usar la inhalación de carragenina cuando salgo, me lavo las manos con jabón muy seguido, uso mi barbijo… el virus nos va a tocar a todos, te lo aseguro, el problema es que no nos enfermemos todos juntos y atoremos el hospital. Y es un poco por lo que estamos luchando con esta campaña, para que el hospital tenga las camas y las condiciones para atender a la gente. Pero si llegan 200 contagiados de golpe ya no se puede hacer, por eso el cuidado no es para que no te enfermes, es para que cuando llegue la gente lo haga de forma más escalonada y pueda ser atendida.

- ¿Cómo lo ayudó el humor en la pandemia o de qué forma pudo usted ayudar con su humor?

Siempre trato de que si una persona llegue hacia mí y se pone a charlar conmigo se vaya con una sonrisa, porque sé que en el momento que vos te reís las endorfinas de tu cuerpo se liberan y la persona tiene muchas más defensas en el organismo; la tristeza hace mucho mal, el no estar en contacto con personas queridas hace mucho mal, el no salir al sol, hay que tener miedo pero no ser idiota.


Sigue la campaña

La campaña, que comenzó hace un mes, no tiene fecha de finalización, continuará con un show vía streaming del que participarán Popo Giaveno, Los 4 Rumbos y “Capocha” Orellana. En los próximos días se venderán entradas para dicho espectáculo y la recaudación va a ser destinada también a la cooperadora.

Para colaborar: CBU 19103468 55034601150064 (Banco Credicoop, filial 346).

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar