Penas de hasta 12 años para integrantes de una banda narco perteneciente al "Clan Gallardo"

Policiales 03/05/2021
Comercializaban cocaína y marihuana en varios puntos de Frontera y San Francisco. 13 personas aceptaron su responsabilidad en un juicio abreviado. El veredicto, que también incluyó hechos de lavado de activos, dispuso el decomiso de vehículos y dinero.
GQSETTY66ZCQZFDRSKQUWZAPEU
Peregrino, el hermano del "Patrón", se declaró culpable en un juicio abreviado. (Foto: Vía Santa Fe).

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe condenó a penas de hasta doce años de prisión a 16 personas acusadas de integrar una organización dedicada al narcotráfico. Los imputados pertenecían al conocido como "Clan Gallardo" y comercializaban cocaína y marihuana en varios puntos de la ciudad santafesina de Frontera y en San Francisco, en la provincia de Córdoba. En la causa intervino la Fiscalía General ante ese tribunal, a cargo de Martín Suárez Faisal, y la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR). 

Según informaron desde el Ministerio Público Fiscal, de la totalidad de los imputados, trece aceptaron su responsabilidad en un juicio abreviado. La jueza María Ivon Vella condenó a Peregrino Gallardo, su hijo Osvaldo Gallardo, Emiliano Cortez, Pablo Zalazar, Sebastián Miraglio, Alejandro Cabral, Héctor Ludueña, Hugo Gallardo, Diego Cuello, Cristian Cortez, Maira Figueroa, Fabián Villegas Linares y Franco Figueroa al considerarlos parte de una estructura piramidal con división de roles, con tres estratos establecidos para funcionar como una organización dedicada al comercio de estupefacientes y, en el caso de dos de los imputados, prestar su nombre para dar apariencia lícita a los activos provenientes de esta actividad.

Las tres personas imputadas restantes, Noemí Salinas, Hugo Vallejos y Darío Barcena, fueron condenados en un juicio colegiado ante el tribunal, que completaron los jueces José María Escobar Cello y Luciano Lauría. 

La investigación comenzó en diciembre de 2014, luego de que se detectasen supuestos puntos de venta de estupefacientes en la ciudad de Frontera, en Santa Fe. Delegada la investigación al Ministerio Público Fiscal, se recibió declaración testimonial al jefe de la comisaría local, que dio cuenta que se habían tomado fotografías de diversos domicilios pertenecientes a posibles involucrados en la venta de droga, algunos identificados por los propios vecinos de la zona, entre los que estaban los de Sebastián Miraglio y Osvaldo “Tuli” Gallardo.

De acuerdo a los testimonios, Miraglio y Gallardo se movían juntos, sobre todo en el barrio Acapulco (jurisdicción de Josefina), y también que la familia Gallardo conformaría una banda muy conocida dedicada al narcotráfico en Frontera. En febrero de 2015 se aportaron más nombres a la investigación e identificando a Miraglio como uno de los responsables del comercio en el barrio San Javier.

También, en julio de ese año, se recibió una denuncia telefónica en el Ministerio de Seguridad de la Nación, en la que se señalaba a Héctor Argentino “Patrón” Gallardo (condenado en una causa por comercio de estupefacientes) como líder de una organización “narco” que operaba en el barrio Acapulco. Esta organización contaba con unos quince kioscos de venta de droga procedente de Paraná y Córdoba, que se acopiaba en una casa quinta camino a la localidad de Josefina, en la que intervenían Tuli Gallardo junto con Franco Figueroa y Pablo Zalazar. 

En el transcurso de la investigación, el 22 de febrero de 2016 se recibió en la fiscalía una denuncia que señalaba a “Tuli” y “Tito” Gallardo –sobrino y hermano respectivamente de “”Patrón” Gallardo- como líderes de una organización que traficaba estupefacientes en las ciudades de Frontera y San Francisco. También se indicó que el primero adquiría la droga en Rosario y en Misiones a “Beto” Contreras, se señalaron diversos domicilios de Frontera que serían “kioscos” de venta de droga, y se señaló a una persona más, identificada como Emiliano Cortez. 

En enero de 2017, la PROCUNAR solicitó que se declarase la conexidad de esta causa con otras investigaciones en curso, entre ellas la relacionada con el doble homicidio de Martín Chamorro y Germán Losada, por lo que se pidió se ordenasen diversos allanamientos y detenciones. El juez federal de Rafaela ordenó los allanamientos de quince domicilios, que se llevaron a cabo el 1 de julio de 2017, y donde se hallaron elementos de interés en tres viviendas y se produjo la detención de cinco personas luego procesadas por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. 

El 31 de mayo de 2017, se allanó un vehículo Chevrolet Cruze perteneciente a Emiliano Cortez, donde se incautaron 137 gramos de cocaína, una balanza de precisión y dinero en efectivo, por lo que fue procesado con prisión preventiva. Al año siguiente, la fiscalía y la PROCUNAR solicitaron que los integrantes del Clan Gallardo fueran indagados por la presunta comisión del delito de asociación ilícita con el fin último de garantizar la organización para el control del narcotráfico en Frontera y zonas aledañas. Así, solicitaron varios allanamientos para dar con sus paraderos, hallar elementos ligados a las actividades delictivas y detenerlos. 

Con base en las pruebas recopiladas, las numerosas denuncias, diligencias investigativas e intervenciones telefónicas practicadas en los expedientes acumulados procedentes de Rafaela y San Francisco, la fiscalía consideró que el “Clan Gallardo” constituía una asociación ilícita conformada por Peregrino Gallardo, Walter Gallardo, Osvaldo Gabriel Gallardo, Emiliano y Cristian Cortez, Franco Leonel Figueroa, Hugo Vallejos, Sebastián Miraglio, Claudio Villegas Linares y Pablo Martín Zalazar.

El juez federal de Rafaela hizo lugar a lo solicitado y el allanamiento de trece viviendas y el secuestro de vehículos el 10 de diciembre de 2018, se les tomó declaración indagatoria, y el 28 de ese mismo mes fueron procesados con prisión preventiva por delitos relacionados con la tenencia y comercialización de estupefacientes, asociación ilícita y lavado de activos. 

Al mismo tiempo, el Juzgado Federal de San Francisco informó que en  septiembre de 2018 se allanaron varios domicilios  en las localidades Josefina y Frontera y se detuvo a otros integrantes del clan, por lo que dispuso sus procesamientos por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por el número de intervinientes. Dada la conexidad entre ambas causas, el Juzgado Federal de Rafaela le solicitó que inhibiese de continuar y que la causa sea remitida a ese juzgado junto a los elementos de juicio, colocando a su exclusiva disposición a los detenidos. 

En otra causa acumulada, nacida por una investigación realizada por la Delegación Bell Ville de la Policía Federal, con conocimiento del Juzgado Federal de San Francisco, se investigaron presuntos puntos de venta de estupefacientes vinculados a Pablo Zalazar. Las tareas de investigación realizadas en su domicilio permitieron notar también la presencia frecuente de Hugo Gastón Gallardo y Abraham Agustín Ludueña.

Consecuentemente, el 17 de septiembre de 2018 se practicaron allanamientos simultáneos en varios domicilios, en donde se incautaron drogas, sustancias de corte y balanzas de precisión, y donde también se detuvo a Zalazar, Gallardo y Ludueña, junto con Jesús Emanuel Quiroga, Darío Barcena, Noemí Salinas, Diego Fernando Cuello y Maira Figueroa. 

El juicio

Para el Tribunal quedó probada la existencia de una organización delictiva que actuaba en las ciudades de Frontera y San Francisco, y que funcionaba desde la primera de esas localidades liderada por Peregrino “Tito” Gallardo y su hijo Osvaldo “Tuli” Gallardo. La empresa delictiva no sólo contaba con los medios financieros y demás recursos necesarios para funcionar, sino también con una considerable cantidad de personas en forma organizada.

En una estructura piramidal con división de roles, quedaron establecidos tres estratos: en el superior se ubica a Peregrino Gallardo y a Osvaldo Gabriel Gallardo, como cabeza de la organización; en el estrato intermedio a Emiliano Cortez, Pablo Zalazar, Claudio Villegas Linares y Alejandro Cabral –quienes respondían a los organizadores de la banda, para la distribución de droga o ejecución de hechos violentos o maniobras de lavado- y en el estrato inferior –entre otros- a Maira Figueroa, Franco Figueroa, Sebastián Miraglio, Héctor Ludueña, Hugo Gallardo, Diego Cuello y Cristian Cortez, en quienes se delegaba el manejo de ciertos puntos de venta.

Al mismo tiempo, y en sintonía con lo planteado por el fiscal Suárez Faisal, para la justicia Peregrino Osvaldo Gallardo puso en circulación sumas de dinero procedentes de las maniobras de narcotráfico mediante la compraventa de automóviles y utilizando a varios de los integrantes de su organización como prestanombres. 

gallardo-714ldqq0i7d0
Héctor Argentino “Patrón” Gallardo fue condenado tiempo atrás en una causa por comercio de estupefacientes. Está sindicado como líder de la organización “narco”.

Según se tuvo por acreditado, Emiliano Cortez cumplía en la organización un doble rol, ya que se ocupaba del abastecimiento de estupefacientes, y también de distribuirlos y comercializarlos, e incluso amenazó e hirió con armas de fuego a una persona por una deuda relacionada con dinero proveniente de la venta de sustancias. Pablo Zalazar se ubicaba en el estrato intermedio, encargado de la comercialización en en las ciudades de Frontera, San Francisco y sus alrededores bajo las órdenes de Osvaldo Gabriel Gallardo, mientras que Claudio Villegas Linares intervenía dedicándose a la venta al menudeo en su domicilio particular.

Cristian Cortez también se dedicaba al comercio de cocaína y marihuana, en una subestructura dirigida por su hermano Emiliano.

Dentro de la misma estructura, Sebastián Miraglio comercializó estupefacientes para la organización entre 2014 y 2017, para luego dedicarse a hacerlo por su propia cuenta. Durante ese mismo plazo también realizó la misma actividad Franco Figueroa, hasta que fue detenido por el doble crimen de Losada y Chamorro, por el que se encuentra cumpliendo pena perpetua.

Hugo Gallardo fue identificado por la Policía Federal de Bell Ville como encargado de “vigilar o custodiar” el domicilio de Pablo Zalazar en donde se acopiaba el estupefaciente, mientras que Maira Figueroa, pareja de Tuli Gallardo, fue detenida en un allanamiento a la vivienda en la que se incautó una notoria cantidad de estupefacientes, como también grandes sumas de dinero en efectivo. 

A pesar de no haber sido sindicados en la etapa primaria de la investigación, Héctor Ludueña y Diego Cuello también fueron señalados como parte de la organización, y Alejandro Cabral, fue acusado de oficiar de testaferro o prestanombre de Peregrino Osvaldo Gallardo, para poner en circulación en el mercado bienes adquiridos con fondos provenientes del narcotráfico.

Barcena y Salinas participaban en esta estructura proveyendo de estupefacientes a la organización que formaba Pablo Zalazar, bajo la dirección de Peregrino y Osvaldo Gallardo. Por su parte, Hugo Vallejos recibía material estupefaciente que luego comercializaba en la modalidad delivery, bajo las directivas de Osvaldo Gallardo. Además, Vallejos ofició de prestanombre en una operatoria de compraventa de una camioneta propiedad de Peregrino Gallardo, para darle así apariencia lícita. 

Las penas

En el juicio abreviado, el Tribunal en lo Criminal Federal de Santa Fe condenó a Peregrino Gallardo a doce años de prisión al considerarlo autor responsable de los delitos de organización del tráfico de estupefacientes en la modalidad de comercialización, agravada por la intervención de tres o más personas organizadas y lavado de activos en concurso real.

Luego de que se le unificasen penas, Osvaldo Gallardo fue sentenciado a diez  años y seis meses de prisión como autor responsable del delito de organización del tráfico de estupefacientes en la modalidad de comercialización, agravada por la intervención de tres o más personas organizadas . 

A Emiliano Cortez también se le unificaron penas por un total de siete años y seis meses de prisión como coautor responsable de los delitos de tráfico de estupefacientes en la modalidad de comercialización, agravada por la intervención de tres o más personas organizadas y extorsión, mientras que para Pablo Zalazar la condena fue de seis años de reclusión por el mismo delito sin el agravante.

También, como parte de la misma organización, Maira y Franco Figueroa fueron condenados a cuatro años y seis meses de reclusión como partícipes secundarios. 

Sebastián Miguel Miraglio también fue condenado como partícipe secundario, con una pena unificada de cinco años y cinco meses de prisión, al igual que Cristian Cortez. También con la figura de partícipes secundarios, Héctor Ludueña, Hugo Gallardo y Diego Cuello recibieron una pena de tres años de reclusión, mientras que para Alejandro Cabral fue de cuatro años por el delito de lavado de activos.

Por último, Claudio Villegas Linares fue sentenciado a seis años de prisión como autor responsable del delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de comercialización, agravada por la intervención de tres o más personas organizadas.

En el juicio colegiado, los tres imputados fueron condenados como autores del delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de comercialización, agravada por la intervención de tres o más personas organizadas. Barcena y Salinas recibieron una pena de siete años de prisión, mientras que para Vallejos fue de seis años y seis meses, en concurso real con el delito de lavado de activos en calidad de partícipe necesario. 

Además, el tribunal dispuso la destrucción de todo el estupefaciente secuestrado en acto público, junto con el decomiso de tres automóviles incautados durante los operativos, como también del dinero en efectivo allí secuestrado. (Fuente: Fiscales.gob.ar)

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar