Gimnasia, aire libre y mente activa, consejos para que los adultos mayores afronten la segunda ola

Salud 19/04/2021
Pese a que una franja importante fue vacunada, se pide a personas de tercera edad que no se relajen. Además llaman a optar por nuevas formas de contacto. La ansiedad es uno de los síntomas detectados.
abuelos

Dos profesionales de la salud brindaron consejos a los adultos mayores para las semanas que se vienen, donde rigen restricciones en el marco de la pandemia del coronavirus. Este grupo etario, aunque en gran parte recibió la primera dosis de la vacuna, es el que experimenta un mayor impacto psicológico, algo que se vio reflejado el año pasado.

Carina Pécile, licenciada en Psicología, reconoció que la ansiedad es uno de los síntomas más detectados en las consultas con adultos mayores, ante los temores a sufrir la enfermedad: “Es justamente porque están en el grupo de riesgo. Comenzaron por allí con el médico clínico y este solicitó la intervención de la Psicología. Lo que también observé es que han ido generando adaptación a los protocolos, a las medidas de bioseguridad, han ido como tratando de buscar esa resiliencia interna para poder superar este momento”, indicó en diálogo con El Periódico.

Cómo los afecta

Las consecuencias que puede acarrear el sentimiento de soledad son varias y varían de acuerdo a cada persona: “Dese lo psicológico son momentos difíciles, en el sentido de que genera temores, miedos esto de estar distanciados de los seres queridos. Muchos de ellos lograron poder adaptarse al mundo digital, incursionar, tratando de canalizar esos temores, buscando la posibilidad de una videollamada”, explicó Pécile.

Luego, la licenciada en Psicología agregó: “Un grupo de entre 60 y 80 años es gente que ya ha pasado por otras situaciones difíciles, tienen esta capacidad de resiliencia, de adaptarse. Han buscado caminos de salida. Algunas personas hacen gimnasia en sus casas, otras tratan de hacer artesanías, otras hacen talleres de idiomas por Zoom y la verdad es que noto que han tratado de buscar opciones para acomodarse a la situación”.

En ese sentido, la médica generalista Cecilia Passamonte, aclaró que existe una disparidad en cuanto a las realidades de los adultos mayores, que tiene que ver con la situación socioeconómica y el acceso a la tecnología.

“Hay un grupo que no pudo o no puede usar las redes. Hay bastante heterogeneidad en las respuestas que se dan en este sentido porque hay personas mayores que tienen un celular que por ahí nos les permite acceder a algún taller y otras que sí y se sienten muy cómodas porque de repente pudieron comunicarse con sus nietos. Pero hay gente que no tiene acceso y están como metidas para adentro”, indicó.

Con respecto a las consecuencias físicas, la médica sostuvo: “Lo que ha pasado con los adultos mayores es que el miedo hizo que no se hicieran sus controles habituales o bien a que persistieran en tratamientos con medicación, porque como no iban al médico entonces no sabían si lo tenían que tomar dos, tres o cinco meses. O incluso peor, abandonos de tratamientos. Comimos diferente, las harinas aparecieron como una solución rápida y de elaboración en la cocina. Son riquísimas pero tienen que ver con estos factores de riego de personas de esta edad. Hubo gente que no salía a caminar, hoy por hoy no es la misma situación que el año pasado, se puede salir al patio a tomar sol, que tiene que ver con producir vitamina D, que no sólo es buena para los huesos sino para mejorar los procesos de respuesta de inmunidad a enfermedades y el coronavirus en una de ellas. La salud integral de los abuelos se vio afectada en eso”, remarcó Passamonte.

abuelos1

Pese a la vacuna hay que seguir con los cuidados

Passamonte se mostró satisfecha con la experiencia de vacunación que se viene teniendo: “Es una verdadera fiesta porque creo que es una esperanza”.

Aunque luego llamó a no relajarse: “La vacuna nos da esperanza para disminuir la mortalidad, pero no nos permite que larguemos los barbijos o que nos abracemos profundamente por más que hayamos recibido las dos dosis. Se va a enfermar menos gravemente quien se contagie, pero nos tenemos que seguir cuidando”, insistió.

Passamonte aclaró que se necesita tiempo, algo que el Covid no dio: Llegó de arriba y fuimos acomodándonos. La vacuna nos va a ayudar muchísimo. De todas maneras pensando en las familias eso no quiere decir que no podamos estar en lugares al aire libre, separados, evitando el contacto. Pero otros permitidos, por ahora no”, sumó.

Consejos para afrontar lo que se viene

En base a la experiencia pasada, las profesionales brindaron consejos para afrontar los próximos meses.

Entre las sugerencias para los adultos mayores, a quienes probablemente la situación los afecte en mayor medida, ya que de por sí suelen tener más tiempo libre y menos compañía y quizá son los que no tienen “mucho tiempo para perder”, se encuentra la de evitar la sobrecarga de información: “Genera mucha ansiedad y mucha incertidumbre. Buscar solamente noticias puntuales una vez al día y nada más”.

También, prestarle atención a la actividad física y a la alimentación. “Tratar de hacer movimientos físicos, ir al sol, caminar en la cuadra, en la manzana, manteniendo la distancia. Una buena alimentación, sana, equilibrada”, indicó.

Por último, llaman a optar por nuevas formas de contacto: “Desaprender y aprender que hay otras formas de contacto y hoy por hoy nos pasa a todos que nos tenemos que contactar mucho con las miradas, y las miradas muchas veces dicen más que un abrazo. Un gesto de alegría, de sonrisa, eso también transmite cariño. Hay muchas formas de contactarnos, de decir que nos queremos, que estamos juntos y que esto va a pasar”.

Por su parte, Passamonte dio consejos a las personas con movilidad reducida: “Una opción es sentarse en la vereda, parece una tontería pero es mirar lo que pasa. La otra es la posibilidad de un vehículo. Si puedo manejar subirme al vehículo y dar una vuelta por la ciudad, pero si no puedo manejar y tengo un familiar, el familiar adelante, yo atrás con barbijo y las ventanillas abiertas puedo pasear”.

Asimismo, recomendó: “Si me puedo subir a una bici, me ayuda a la actividad física y a despejar la cabeza. O las sopas de letras, si les gusta. Es barato y fácil de acceder. También escuchar la música que nos gusta es un momento muy interesante", finalizó.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar