Lotería de Córdoba distinguió como “Agencia Estrella” a comercio local

Local 08/02/2021
La agencia oficial “Acapulco” fue la que más billetes del Gordo de Navidad y del Gordo de Reyes vendió pese al escenario adverso que vivió el rubro en pandemia. El cierre del Casino, un pequeño impulso.
roberto y lucas griotti, de la agencia de quinielas nº 38
Roberto y Lucas Griotti, de la agencia oficial de quiniela nº 38 "Acapulco".

La Agencia de Quiniela Nº 0038 “Acapulco” fue recientemente distinguida como “Agencia Estrella” por Lotería de Córdoba. El motivo: fue la que más billetes del “Gordo de Navidad” y del “Gordo de Reyes” vendió en San Francisco, pese al escenario adverso que vivió el rubro en pandemia.

La agencia, que está a cargo de Lucas Griotti, como las demás en el rubro, tuvo que sortear algunas dificultades sobrevenidas por la pandemia de coronavirus, entre ellas, el cierre momentáneo del local. Por eso, la distinción fue muy bien recibida y un aliciente para la familia.

Roberto Griotti, papá de Lucas y quien estuvo al frente del negocio durante varios años, se mostró feliz y aseguró estar “muy satisfecho” con lo conseguido. Teniendo en cuenta que los premios se venden enteros o en fracciones de 20, en el caso del sorteo navideño, y de 10, en el caso del de Reyes, se superaron las mil fracciones vendidas.

“De 2016 a 2019 superamos las 1500 o 1700 fracciones. El año pasado, por ser un año que fue totalmente distinto a todos, con lo que hemos vendido, superar las mil fracciones es para estar totalmente satisfechos”, afirmó Griotti.

roberto y lucas griotti, de la agencia de quinielas nº 38 2

Las dificultades

La pandemia les trajo varios obstáculos a sortear, no solo el cierre provisorio del local. Uno de ellos fue el cambio de estrategia para vender ya que las fracciones, tal y como se conocían, dejaron de imprimirse y venderse en forma de cartones.

“El año pasado fue uno en los que más costó vender porque hubo cambios para el apostador. No se hicieron más los números impresos, entonces vos pasabas al frente y no veías ningún número colgado. Sí nos manejábamos con los afiches de Lotería de Córdoba, pero es distinto. Entonces, bueno, hay que explicarle a la gente, y la gente grande, que viene de billetes impresos de toda una vida, no está acostumbrada a que le saquemos un billete por una máquina. Les dábamos un papelito y ellos nos decían ¿este es el billete? No lo podían creer. Más allá de la difusión que se hizo desde Lotería de Córdoba, costó vender”, remarcó el experimentado agenciero.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar