“Mientras esperamos la vacuna hay que nutrirse bien, descansar, tomar sol y entrenar fuerza”

Salud 07/02/2021 Por Oscar Romero
Son las claves para para fortalecer el sistema inmunológico según el licenciado en Educación Física, Gabriel Vercesi. El reconocido “profe” de nuestra ciudad dialogó con El Periódico sobre la importancia del entrenamiento para mantener altas las defensas.
IMG_0263
El licenciado en Educación Física Gabriel Vercesi.

La pandemia por COVID-19 puso de manifiesto la importancia de mantener al sistema de defensas en equilibrio para ayudar a una mejor capacidad de respuesta frente al virus. A esto apunta el licenciado en Educación Física Gabriel Vercesi, reconocido profesor de nuestra ciudad que en una entrevista con El Periódico instó a la comunidad a no quedarse encerrados a la espera de la vacuna, sino a cuidarse, no solo mediante las medidas sanitarias básicas -barbijo, lavado de manos y distanciamiento-, también entrenarse, nutrirse bien y tomar un buen descanso, entre otras cosas.

- ¿Por qué resaltás el hecho de entrenar fuerza y no otro tipo de entrenamiento?

Cuando trabajamos los músculos liberan hormonas que se llaman mioquinas, al liberar mioquinas en respuesta a las contracciones musculares está contrarrestando procesos inflamatorios que con otras actividades más aeróbicas no se activan. Entrenar fuerza no quiere decir ir al gimnasio y ser un fisicoculturista, para nada. Hay muchas formas de hacer fuerza sin necesidad de volverse más grande. Pero para mantenerse saludable contra la Covid es importante una serie de cosas también que van de la mano; comer bien, tener un buen dormir, entre seis a ocho horas, mínimo; realizar ayunos; estar en el sol para tener una buena dosis de vitamina D, lo recomendable sería entre 15 a 20 minutos por día. Estas cuestiones nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico, lo que no quiere decir que no nos podamos contagiar, pero sí que las consecuencias del virus puedan ser menos agresivas.

- Para vos el entrenamiento tiene que ser fundamental.

Esto viene de nuestra genética, no lo inventé yo, el hombre de 100 mil años atrás no tenía un tupper con comida, sino que comía cuando podía, vivía corriendo, escapando, trepando, haciendo fuerza, no caminando. Así se fueron generando nuestros genes, a través del estrés, cuando al organismo no lo estresas, no lo estimulás, o el estímulo siempre es el mismo, se adapta y no es así, necesitamos adaptación, carga y recuperación, constantemente.

- Solés decir que “caminar no es el mejor método para perder grasa”, eso te generó un debate interesante en tus redes sociales.

No es el método óptimo caminar, es más cómodo, el más relajante, está perfecto que la gente lo haga, pero a la vez les recomiendo que vayan al gimnasio. Una vez me lo dijo un médico: ‘Querés ganar salud, andá al gimnasio; querés bajar de peso, andá a la cocina’. En cuanto a las personas con obesidad, tenemos un tema que es ver cuánto pueden aguantar cuando se tiene demasiado sobrepeso. Los dolores no lo van a dejar caminar mucho, entonces la actividad se ve truncada. Primero deberían fortalecer sus músculos para después pasar a la actividad aeróbica.

- En otra publicación tuya decís que “el ser humano tiene más grasa y menos músculo que en la historia evolutiva”. ¿A qué te referís?

Tenemos un 66 por ciento de obesidad en la Argentina, según diversos estudios. La pandemia agravó todo y en los niños es terrible el efecto a futuro que va a ocasionar. Hay niños que no volvieron a hacer más deportes, y sí, son problemas a futuro, como así también vamos a ver problemas cardíacos, de columna, por ende laborales. Un niño necesita mínimamente tres veces por semana de actividad física.

- ¿Sos un obsesivo del entrenamiento?

Trato de entrenar todos los días pero no a un nivel que lo he hecho en otro momento. No sé si obsesivo, me pongo objetivos, en su momento hace unos años tenía que graduarme en yudo y fueron seis meses con la cabeza ahí y era hacer eso solamente. Lo mismo cuando estudiaba la carrera, estaba 20 días aislado y no existía nada para mí. Ahora estoy más relajado, primero porque no hay competencias y no tengo algún objetivo a corto plazo, más adelante se verá.

- ¿Te das permitidos en comidas y bebidas?

Cuando me reúno con amigos uno come lo que hay, en casa tratamos de hacer las cosas bien. Pero igual a la gente siempre le digo que hay que eliminar algunas cosas de la nutrición: las harinas -si las van a consumir que sean integrales-, los azúcares y los aceites industriales, entre otras cosas.

- Muchas personas que venían comiendo mal o cambiaron sus hábitos en la pandemia buscan recuperarse ahora en el verano. ¿Qué recomendás?

El consejo que les doy es que entrenen todo el año. Si no, una posibilidad es entrenar tres meses y descansar tres, eso en cuanto a querer bajar de peso y mejorar problemas posturales. Pero lo más recomendable es mantener el cuerpo siempre activo. Por lo menos dos veces por semana es necesario ir al gimnasio o hacer un entrenamiento funcional. Siempre destaco esto, que si la gente puede, que vaya a un lugar donde haya un profesional y no un improvisado. La persona necesita que un profesional le haga un seguimiento correcto. Después, con respecto a la alimentación, que sea lo más natural posible.

 

 

 

 

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar