Por primera vez liberan a una familia de yaguaretés en Iberá

Más información 17/01/2021
Se trata de una madre y dos cachorros a los que soltaron definitivamente tras un proceso de reintroducción. Además, nacieron otras dos crías en el Parque Nacional. Mirá los videos.

La liberación se produjo tras más de 10 años de trabajo y 70 años de extinción en los Esteros del Iberá. Lo informaron desde la Administración de Parques Nacionales, la provincia de Corrientes y la Fundación Rewilding Argentina.

Desde la organización destacaron que por primera vez en el mundo el yaguareté es reintroducido en una región donde había desaparecido.

Los primeros en salir de los enormes corrales del Centro de Reintroducción de Yaguareté en el gran Parque Iberá fueron los cachorros Karai y Porã, nacidos a mediados de septiembre del 2020, y su madre Mariua

"La familia se desplaza ahora a sus anchas en el humedal correntino donde alguna vez reinó y donde, si todo marcha bien, volverá a dominar el paisaje", destacaron desde la fundación.

Además, dos cachorros de yaguareté nacieron en los últimos días: se trata de la tercera camada nativa en ese ecosistema.

La yaguareté Juruna, llegada de Brasil en 2019, parió dos cachorros que fueron encontrados luego de que los especialistas de Rewilding Argentina advirtieran signos de parición a través de un seguimiento de un collar con emisión satelital de señales.

"Con este nacimiento, ya son seis los yaguaretés que vieron la luz en Iberá", señaló Rewilding en un comunicado, al tiempo que destacó que se trata de la tercera camada nativa del felino reintroducido en el Parque Nacional Iberá.

El biólogo de la Fundación Rewilding Argentina, a cargo del cuidado de los animales en el Centro de Reintroducción, Pablo Guerra, mencionó que "al igual que otras veces, sospechábamos que esta hembra podría haber parido ya que pasaba días enteros en un mismo lugar, algo que podíamos verificar por los puntos enviados por su collar con emisor satelital pero no por las cámaras de videovigilancia".

El especialista explicó que los nacimientos se verificaron recién cuando pudieron ingresar al gran corral donde vive la yaguareté Juruna mientras se encontraba cazando en un recinto vecino.

Los cachorros de yaguareté nacen después de tres meses de gestación, son en general dos y, como en todos los felinos, nacen con los ojos cerrados y casi sin capacidad de desplazamiento, por lo cual las primeras semanas son muy dependientes de su madre, que pasa casi todo el tiempo con ellos.

"Poco después del mes de vida comenzarán a recorrer distancias muy cortas alrededor del sitio donde nacieron y recién a los dos meses comenzarán a acompañar a Juruna en algunas de sus recorridas", especificó Rewilding.

A fines de noviembre del año pasado habían nacido otros dos cachorros, producto de una unión entre Mariua –una hermana de Juruna- y Jatobazinho, llegados de Brasil en 2019, en tanto que junio de 2018 se produjeron los primeros nacimientos.

"Esto coloca a Corrientes y a la Argentina a la vanguardia de la conservación mundial", sostuvo Marisi López, coordinadora del Proyecto Iberá de la Fundación Rewilding Argentina, y subrayó que "las Naciones Unidas han designado al decenio 2021/2030 como el de la restauración de los ecosistemas naturales, y este nacimiento reafirma que estamos transitando el camino correcto".

El anuncio de la liberación lo realizó el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, Juan Cabandié, quien destacó: “Hemos dado otro gran paso para la preservación del yaguareté en Iberá. Mariua, Karai y Porã fueron liberados y ya se encuentran en su hábitat natural. Cuidar al yaguareté es una responsabilidad de todos y de todas”.

Gustavo Valdés, Gobernador de Corrientes, resaltó la significancia mundial de "esta hazaña correntina" y la importancia que tiene el retorno del yaguareté para las economías locales de Iberá. 

Y sostuvo: "el yaguareté es sinónimo de desarrollo local, de empleo genuino, de economías pujantes que reviven gracias al turismo de naturaleza en el Gran Parque Iberá”.

El yaguareté es el mayor carnívoro sudamericano y ha sufrido una retracción alarmante en los últimos dos siglos. En Argentina ha perdido más del 95% de su área de distribución y hoy solo sobreviven entre 200 y 300 ejemplares. Es una especie catalogada como en peligro crítico de extinción. 

Sebastián Di Martino, Director de Conservación de la Fundación Rewilding Argentina, señaló: “Los depredadores tope son especies clave en los ecosistemas. Cuando desaparecen, los ambientes naturales se degradan e incluso colapsan. Y ahí es cuando se empiezan a acentuarse las crisis ambientales como el cambio climático, la contaminación del agua y el aire, la pérdida de los suelos o la aparición de pandemias. Devolver al yaguareté allí donde se ha extinguido tiene que ver con nuestra propia supervivencia”. 

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar