El presunto agresor de la abuela estaría vinculado a otro hecho similar

Policiales 05/01/2021
El detenido por golpear salvajemente a la mujer de 93 años habría participado de otro violento robo ocurrido en enero de 2020 contra un jubilado en Sáenz Peña al 1400, también en barrio Catedral. Además, la Policía busca a un supuesto cómplice en el ataque a Milka Roasenda.
ba294740-ebf5-4a75-a7b9-e535fb415fe1
El momento de la detención del presunto agresor.

El hombre de 52 años sindicado como el presunto autor del violento asalto a una abuela de barrio Catedral, que fue detenido este martes por la mañana, estaría vinculado a otro salvaje robo contra un jubilado ocurrido en enero de 2020, también en barrio Catedral, según información a la que accedió El Periódico.

El detenido, cuyas iniciales trascendieron son D.V.A., era buscando intensamente por la Policía desde el sábado 2, luego de, presuntamente, atacar a golpes en complicidad con otro hombre, a Milka Roasenda, la abuela de 93 años que sufrió un intento de robo en su domicilio de calle Sarmiento al 400.

D.V.A. fue detenido este martes tras un allanamiento en una vivienda de calle 66 al 300 de Frontera, tras una intensa tarea de la División Investigaciones de la Policía de San Francisco. Además se conoció que los investigadores buscan a un cómplice con el que habría actuado el último sábado y que aún no fue identidicado.

El objetivo los abuelos

Tras ser arrestado, se conoció que el hombre contaba en su haber con otros hechos similares cometidos contra adultos mayores y todos con inusitada violencia hacia sus víctimas.

En enero de 2020, el ahora detenido habría asaltado al jubilado Roberto de Romeri, en un hecho que causó conmoción en nuestra ciudad y que, al igual que el caso de Milka Roasenda, también ocurrió en barrio Catedral.

El ataque contra De Romeri se produjo un sábado por la mañana en una vivienda de bulevar Sáenz Peña al 1400. El delincuente se había ganado la confianza de la víctima, en ese entonces de 75 años y logró ingresar a la casa.

Una vez en el interior, el individuo, al que De Romeri describió como “grandote y robusto”, lo tomó del cuello y comenzó a exigirle dinero, mientras con un martillo del lugar lo golpeó repetidamente.

En esa oportunidad, D.V.A. se habría hecho con un botín de unos 25 mil pesos, producto de la jubilación de la víctima y antes de huir, ató de pies y manos a Roberto. Momentos después, la víctima pudo arrastrase para pedir ayuda a sus vecinos y se recuperó tras varios días internado.

Otro antecedente que pudo conocer El Periódico fue que el ahora detenido había estado condenado por otro caso similar y cuya víctima había sido una mujer atacada en una vivienda ubicada en calle 1° de Mayo. 

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar