A Bolmaro lo eligieron para la NBA

Más información 19/11/2020
El cordobés resultó seleccionado en el orden 23 de la primera ronda del Draft por New York, pero lo cambiaron a Minnesota, donde dirige Prigioni. No hay un argento en la elite del básquet desde que Ginóbili se retiró en el 2018.
bolmaro

¿Se termina la sequía? En el 2018, Manu Ginóbili dejaba la NBA, y desde ese momento no hubo argentinos en el gran circo, salvo por el asistente de Minnesota, Pablo Prigioni. Sin embargo, Leandro Bolmaro podría ser el responsable de cerrar ese paréntesis: el cordobés de 20 años fue elegido esta madrugada de jueves por New York Knicks y cambiado al equipo de Prigioni en el tradicional Draft en el que las 30 franquicias del torneo, en orden, escogen a los jóvenes talentos.

La TV mostró a cada uno de los elegidos al momento en que se nombraba su apellido. ¿Ya sabían? No. A todos los jugadores con posibilidad de ser escogidos, se les mandó un "kit Draft", que consistió en: 30 gorras (una de cada equipo), una pelota NBA, altavoz y cascos inalámbricos Beats, lentes de realidad virtual, una tablet, un celular más trípode, una lámpara LED más cables para filmarse. El cordobés esperó la elección en un hotel cerca del Camp Nou en Barcelona.

Aunque la mayoría de los jugadores provienen universidades estadounidenses, los cupos están abiertos a todo el planeta, por lo que suele haber representantes de Europa y Sudamérica. Bolmaro fue el único latino en presentarse para la elección. También lo había hecho en el 2019, pero a último momento se retiró. 

bolmaro

El base o escolta de 20 años y 2m03, que actualmente juega en Barcelona, fue elegido en el orden 23 de la primera ronda, lo cual solo una vez se dio con un argentino, Carlos Delfino, en el 2003. El cordobés de Las Varillas, como Fabrizio Oberto, ahora comienza una carrera de decisiones para definir si llega inmediatamente a la NBA o todavía no. Habrá que esperar para ver si la franquicia lo llama para sumarse al equipo o continuará en España con el Barsa.

Sobre Bolmaro, si bien no juega tanto en España, se habla maravillas, sobre todo de su aspecto defensivo. Quizá le falta tiro (28% de libres en su última temporada), pero al ser un diamante en bruto, la NBA lo puede pulir muy bien.

¿Qué le conviene? ¿Seguir "haciéndose" en España o comenzar a curtirse en la NBA? Esa es la decisión que comenzó a tomarse desde esta noche. No siempre ser elegido en el Draft significa ser parte de la NBA automáticamente. De hecho, Juan Pablo Vaulet fue elegido en segunda ronda, puesto 38°, por Charlotte en el 2015, y luego canjeado a Brooklyn, pero los Nets nunca lo activaron. Otro ejemplo: Luifa Scola resultó escogido en el 2002 por los Spurs (segunda ronda, lugar 56°), pero recién debutó, y en Houston, en el 2006.

Este certamen consta actualmente de dos rondas y cada una de ellas tiene 30 elecciones. En primer lugar, se ubica de peor a mejor a los que jugaron playoffs (por porcentaje de victorias) en las posiciones 15 a 30. El equipo que más haya ganado está último mientras que el que menos lo hizo en el 15° hueco. Luego, se toma a los 14 que no clasificaron y se sortea el orden. El equipo con menor porcentaje de victorias tendrá más chances matemáticas de obtener el primer lugar y viceversa. Cabe destacar que cada pick puede ser negociado e intercambiado entre franquicias, por lo que siempre se termina cambiando el orden sorteado casi en su totalidad.

Luego de tener las posiciones asignadas, los equipos eligen entre los candidatos. Así logran adquirir los derechos de los basquetbolistas, aunque no necesariamente signifique un contrato. En síntesis, si el jugador no quiere jugar en el equipo que lo drafteó puede hacerlo, pero debe negociar su salida ya que no puede firmar con otra sin antes ser liberado. 

​​El Draft de este año se sorteó en agosto. Los primeros cinco boletos pertenecieron a Minnesota Timberwolves, Golden State Warriors, Charlotte Hornets, Chicago Bulls y Cleveland Cavaliers. Los Lakers, campeones, se quedaron con el pick 28. En la segunda ronda abrieron los Mavericks (que negociaron con los Bucks), luego los Hornets (usando el lugar de los Cavs) y después nuevamente los Timberwolves (cada equipo tiene dos turnos). 

Leandro Bolmaro, lógicamente, no es el primer argentino en ser drafteado. En el pasado hubo varios y todos tuvieron distintos niveles de éxito en la NBA: algunos no llegaron a debutar y otros hicieron historia apareciendo en el final de la segunda ronda. Lo cierto es que el primer año en tener un compatriota fue 1988, que debutó con doble representación argenta en este evento. Con el puesto 54°, el que abrió el camino fue Jorge González. El Gigante (medía 2.31m) fue seleccionado por los Atlanta Hawks, aunque jamás debutó. Luego de dejar el básquet pasó al mundo de la lucha libre. Participó de la WWF y falleció en 2010.

Quien lo acompañó ese año fue Hernán Montenegro. El Loco fue elegido por Philadelphia 76ers en la 57° y tampoco debutó. No arregló contrato y dirigió su carrera a otros destinos. Tras estos dos, el siguiente fue Marcelo Nicola en 1993. Con el 50° y seleccionado por Houston Rockets tampoco arregló números, no tuvo su debut y pasó a hacer una excelente carrera en Europa.

El primero en llegar y quedarse fue Emanuel Ginobili. El bahiense, reconocido como el mejor basquetbolista argentino de la historia, sacó el 57° en la que sería su casa para el resto de su carrera: San Antonio Spurs. Fue en 1999 y le costó mucho ganarse un lugar, ya que recién en 2002 pudo aparecer en el primer equipo. De entrar por la venta se convirtió en ídolo y llevó la bandera celeste y blanca a lo más alto del mundo.

 Aunque todos recordamos la llegada de Luis Scola a la NBA, lo cierto es que ese año hubo un compatriota que le ganó en las elecciones: Federico Kammerichs. El Yacaré fue seleccionado en el 51° por Portland, aunque no debutó nunca y se fue de EE.UU. sin jugar. Luifa, en cambio, salió en el 56° y también lo eligió San Antonio. Sin embargo, cayó en los Rockets por cuestiones de negocios y allí comenzó un camino que aún hoy sigue recorriendo en Italia.

En 2003 llegó el último de esa camada, Carlos Delfino. El Lancha sacó el 25° del draft y quedó en Detroit, siendo hasta ahora el mejor de todos en este evento. Debutó un año más tarde y superó las 500 apariciones en liga, jugando en cuatro equipos distintos. Finalmente, el último fue Juan Vaulet, en 2015, quien fue elegido por los Charlotte Hornets, comprado por los Nets en una gran suma de dinero y aún así todavía no debutó (juega en España).

Cabe destacar que hubo otros representantes nacionales en la NBA, aunque no llegaron a través del draft, varios de ellos teniendo mucho éxito en la liga. Ellos son Nicolás Brussino, Patricio Garino, Walter Herrmann, Nicolás Laprovittola, Andrés Chapu Nocioni, Fabricio Oberto, Pablo Prigioni, Pepe Sánchez y Ruben Wolkowyski.

Fuente: Olé

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar