Lo obligan a levantar un “muro” en su casa para evitar el contacto con la presunta víctima de abuso

Policiales 09/11/2020
Como viven en viviendas colindantes, se le ordenó a la familia del imputado que construya un muro o que instale una media sombra para que no exista contacto visual, entre otras medidas que van en el mismo sentido. El supuesto autor ya tiene otras dos denuncias en su contra.
tribunales

La Justicia de San Francisco le prohibió a un joven de 20 años sospechado de abusar sexualmente de al menos tres menores de edad –dos de ellos de su círculo familiar- todo acercamiento al domicilio de una de las presuntas víctimas: una adolescente que vive en el mismo barrio privado donde este reside.

En este hecho, esta persona se encuentra imputada por abuso sexual simple. No obstante, sobre él pesa otra imputación más grave, ya que fue denunciado en el mismo sentido por otros dos menores de su círculo familiar. En estos casos, la imputación es por abuso sexual gravemente ultrajante por la duración en el tiempo, privación ilegítima de la libertad, exhibiciones obscenas agravadas por la edad de las víctimas y promoción a la corrupción de menores agravada por la edad de las víctimas, quienes tenían 5 y 8 años cuando ocurrieron los hechos.

Cabe destacar, que el presunto abusador también era menor de edad cuando habría cometido estos delitos. En base a esto, este medio reserva la identidad de esta persona para resguardar a las víctimas del hecho.

El muro

Respecto al último caso, el abogado de la víctima, Juan Alberione, solicitó la detención del acusado, aunque esta fue desestimada por unas de las fiscalías de nuestra ciudad. Tras ello, se conoció una resolución emanada por el Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familiar y Penal Juvenil de San Francisco, a cargo de Andrés Peretti, a la que tuvo acceso El Periódico.

En esta y dado que los involucrados viven en casas colindantes, la Justicia ordenó al imputado que construya un muro, o que instale una media sombra o algo similar, que impida absolutamente el contacto visual con la víctima, bajo apercibimiento de adoptar medidas más restrictivas de la libertad personal del imputado.

También le impide cualquier acercamiento al lugar de trabajo, estudio o esparcimiento de la denunciante, como así también a cualquier otro espacio que ella frecuente.

La resolución del magistrado prohíbe incluso todo tipo de comunicación entre los involucrados en la causa, por cualquier medio, ya sea verbal, telefónico, personal, incluso por medios informáticos o cibernéticos como las redes sociales (Facebook, Whatsapp, Twitter, Instagram, etc.). Tampoco pueden establecer contacto por medio de terceras personas. Además, la resolución dispone que no puedan relacionarse, entrevistarse o desarrollar cualquier conducta similar y que implique tomar contacto entre sí.

La medida evita por el momento la detención de este joven, anteponiéndose el principio consagrado constitucionalmente de inocencia, defensa en juicio y debido proceso.

En tanto que el Juzgado de Competencia Múltiple de San Francisco precisó que las medidas estarán vigentes por el tiempo que dure la tramitación de la presente causa y hasta su resolución.

En los fundamentos de la resolución, Peretti explicó que tales medidas se basan en la condición de damnificada quien “no sólo pudo resultar víctima de un hecho de abuso sexual, sino que además se trata de una persona en condición de vulnerabilidad teniendo en cuenta su edad y género”.

La causa, cabe indicar, está dividida en dos partes que se tramitan en dicho juzgado.

Crítica

El abogado Alberione, quien defiende a las víctimas, criticó la decisión de la Justicia tras negarle el pedido de detención: “No encuentro lógica en la decisión. En la valoración de los intereses en juego entre el resguardo de la víctima y el derecho del imputado de regresar a su hogar, debe prevalecer el interés de la víctima ya que el imputado reside en la ciudad de Córdoba”, dijo en declaraciones a Diario San Francisco.

Luego, amplió: “Hicimos este pedido para que la víctima, menor de edad, esté tranquila en su domicilio, que sepa que en el ámbito de su casa y del barrio no se lo va a cruzar más. Que ella se pueda quedar, dentro de todo, tranquila sabiendo que no puede ir a su domicilio que está lindante al de ella. Por esto vamos a apelar esta resolución”, adelantó.

El imputado posee residencia en la ciudad de Córdoba, donde estudia, pero visita a sus familiares en San Francisco. Además, la casa de altos estudios mantiene en análisis la situación judicial y, según informa Diario San Francisco, habría sido suspendido provisoriamente, impidiéndole el cursado de la carrera que lleva adelante.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar