"Benso no tenía ninguna participación", dijo su abogado tras su liberación

Local 08/10/2020
Ayer el juez federal de San Francisco dictó la falta de mérito y ordenó su libertad por falta de pruebas en la causa en la que se lo investiga por una presunta asociación ilícita. El gerente del Grupo Cooperativo se encuentra en aislamiento por haber contraído coronavirus.
Domingo Benso
Domingo Benso, gerente del Grupo Cooperativo Devoto.

El juez federal de San Francisco, Pablo Montesi, procesó a 12 de los detenidos en la llamada causa de las "facturas truchas" en la que se investiga una presunta evasión fiscal millonaria y, por el contrario, dictó la falta de mérito para Domingo Benso, quien ahora recupera la libertad aunque sigue a disposición de la Justicia.

Uno de sus abogados, Ignacio Carranza, habló con El Periódico sobre el estado de ánimo del gerente del Grupo Cooperativo Devoto y sobre lo que significa la resolución del juez. 

¿Qué significa la falta de mérito?

El juez ha resuelto la situación procesal de todos los imputados y a la gran mayoría de ellos les ha dictado la prisión preventiva y en la situación personal de Domingo Benso ha resuelto la falta de mérito, esto es que en ese momento no hay suficientes elementos como para dictar el procesamiento porque se ha acreditado en el expediente que existen pruebas que lo desvinculan de su participación en esta presunta asociación ilícita, esta es la situación de hoy y lógicamente ha dispuesto su inmediata libertad.

¿Qué faltaría para un posible sobreseimiento?

Falta que transcurra el tiempo de la instrucción, es decir, la primera parte del proceso penal que el juez utiliza para recopilar pruebas, y hay prueba todavía pendiente en relaciona a la situación de Benso propuesta por nosotros y toda la prueba necesaria hasta finalizar la primera etapa del proceso penal que es la instrucción. Y si durante esa prueba no encuentra algún otro elemento que lo incrimine a Benso va a resolver el sobreseimiento. Pero es un gran paso para él, estamos muy satisfechos y creemos que pese a que los tiempos para él, habiendo estado detenido, son largos, ha estado casi un mes detenido, para los tiempos judiciales hemos logrado un paso muy importante en muy corto tiempo.

¿Cuáles son esas pruebas que presentaron?

Por ejemplo, hay un oficio del Banco de Córdoba que acreditaría que esa famosa cuenta que dicen que tenía con Pizzi hace muchos años no se mueve.

¿Cómo es el estado de ánimo de Benso?

Él está muy satisfecho, muy contento por él, por su familia, por la comunidad de Devoto, está plenamente satisfecho y recuperándose del coronavirus que se ha agarrado pero está bien de salud, con fuerzas, esperando que transcurra este tiempo para continuar con su vida normal. Esto no es una resolución que se toma en función de la libertad de él durante el proceso sino que se toma teniendo en cuenta elementos de fondo, entonces bueno, eso te hace cambiar el ánimo y hace que vos confíes en la Justicia y tengas esperanzas de que esto va a terminar rápidamente.

¿Cuáles eran las pruebas por las que se lo inculpó?

La AFIP, investigando una serie de usinas de facturas apócrifas, comenzó a cruzar datos acerca de dónde se generaban, de dónde se subían a la plataforma de la AFIP estas facturas apócrifas, en uno de esos cruces de datos descubre que hay una dirección de internet, un número de IP, pregunta el proveedor de ese IP y le contestan que ese IP pertenece a la Cooperativa de Devoto. A su vez tenía una relación laboral que existió tiempo atrás entre Benso y Pizzi, que es uno de los principales involucrados y con esos dos elementos conjeturó que Benso trabajaba para esa asociación ilícita. Ante ello lo que se hizo fue determinar mediante una prueba técnica que esa afirmación que realizaba AFIP y que tomó el fiscal federal no era real ya que es IP que figuraba en la plataforma de la AFIP no coincidía con la IP de las oficinas de la cooperativa. Lo que sí existía era que la cooperativa brinda un servicio de internet a 1350 clientes y a través de un sistema dinámico y dentro de esos 1350 clientes de uno de esos dispositivos han salido estas facturas apócrifas. No de la oficina de la cooperativa, con lo cual queda desvinculado Benso. Luego aclaró la relación con Pizzi, que culminó la relación laboral con la cooperativa de mala manera ya que terminó con dos denuncias penales formuladas por Benso, en representación de la cooperativa, a Pizzi. Y a partir de 2016 no tuvieron más contacto. Así que con todos estos elementos logramos que el juez tuviera la convicción de que Benso no tenía ninguna participación en la investigación que se está llevando a cabo.

¿Qué opinión le merece el accionar de la Justicia? ¿piensan tomar medidas teniendo en cuenta este planteo? 

Es un tema que no he conversado con Benso porque los tiempos han sido muy rápidos. Personalmente yo estoy satisfecho con el accionar de la Justicia en cuanto a la rapidez con la que ha reaccionado frente al impulso procesal de la defensa y de Benso, así que estamos plenamente satisfechos porque más allá de esta interpretación errónea, como la llamo yo, hemos podido aclararlo en un tiempo relativamente corto que maneja la Justicia

La causa

Ayer, Montesi dialogó con El Periódico y explicó: "Con esta resolución, el gerente del Grupo Cooperativo Devoto no queda aún totalmente desvinculado de la causa, pero hasta el momento el juez considera que no hay pruebas para procesarlo en la investigación y que siga detenido. "En principio no habría ninguna prueba para procesarlo, pero tampoco para sobreseerlo. Hemos recibido algunos de los informes que hemos pedido en relación a informes de IP y de la utilización de la cuenta corriente junto a Pizzi, que eran las pruebas que lo involucraban a la causa. Y no surgen pruebas suficientes para procesarlo, pero tampoco para sobreseerlo".

El juez aclaró que aún tiene que recibir otros informes pedidos y que con los mismos desde la Justicia pueden volver a involucrarlo en la investigación o bien desligarlo definitivamente.

El gerente cooperativo pasó un mes detenido en la Unidad de Contenidos y Aprehendidos (UCA) en la capital provincial y días atrás le fue otorgada la prisión domiciliaria, por lo que regresó a Devoto. A las pocas horas fue diagnosticado con COVID-19, por lo que se encuentra bajo tratamiento en su domicilio. 

Tanto sus abogados defensores como desde el Grupo Cooperativo habían planteado varias veces que la detención de Benso obedecía a un error de la investigación judicial al vincularlo por cuestiones meramente técnicas derivadas de la conexión a internet por la cual se habrían efectuado facturas falsas. En una entrevista días atrás, el gerente cooperativo había asegurado que no comprendía los motivos por los cuales permanecía detenido. 

Por ahora, la resolución de la Justicia hizo lugar al pedido de sus abogados defensores y quedó en libertad.

Semanas atrás, el juez Montesi había solicitado el apartamiento de la causa para que sea traslada a Córdoba. Sin embargo, el fiscal federal Luis Viaut apeló la decisión, por lo que ahora debe resolver la Cámara Federal. Hasta tanto, la causa sigue en el Juzgado Federal de San Francisco.

Hay 12 procesados

Los restantes 12 detenidos e imputados en la causa fueron procesados por "asociación ilícita fiscal" y se encuentran ahora con prisión preventiva, además que fue rechazado el pedido de prisión domiciliaria para Omar y Agustín Gianelli. Tres de los detenidos mantienen prisión domiciliaria. Ahora, los representantes legales de los detenidos podrán apelar la resolución del juez.

Los procesados son Mauricio Pizzi y Lucas Zoppetto, de Devoto y San Francisco respectivamente, sindicados como los cabecillas de la banda en nuestra región. También Diego Manzotti (contador), Omar y Agustín Gianelli (de un estudio jurídico contable), Pablo Barbieri, de la ciudad de Morteros; los hermanos Rodolfo y Mario Tapiero, y Mariano Planells.

A ellos se suman, con el beneficio de prisión domiciliaria, Marlene Von During (esposa de uno de los hermanos Tapiero), María Abtt (esposa de Pizzi) y el contador Miguel Montali, de San Francisco.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar